El Coreográfico Galego convertirá las cuatro provincias en estaciones de Vivaldi

Copia de El Ideal Gallego-2016-03-30-036-c39a3afa
|

A Coruña será la primavera y Pontevedra, el verano. Con la caída de las hojas de los árboles, la butaca se irá hasta Orense para continuar pasando frío en invierno en Lugo. Será un recorrido in situ, desde la butaca, con fotografías de las cuatro provincias de fondo y una coreografía contemporánea que respirará de la forma de hacer del Northern Ballet. El Centro Coreográfico Galego contará este año con la experiencia del coreógrado de la compañía británica, Kenneth Tindall, que se acompañará de un talento nacional como Iker Gómez para poner a bailar a “Las Cuatro estaciones de Vivaldi”, que será la nueva producción propia de la compañía después de dos años. Cuenta su directora, Mercedes Suárez, que después de un 2015 sin escenificar obras acunadas en el polideportivo de Elviña, la que saldrá con patas en septiembre es toda una motivación para el cuerpo de baile. Mientras, el CCG ensaya “El Quijote”, que reafirmará su colaboración con la Sinfónica de Galicia para acercar la danza y la música clásica a los pequeños en un programa didáctico, que tendrá lugar este mes con dos conciertos en familia el 8 y el 9, a las 20.00 y 18.00 horas. 
Además, trabajan en formato coproducción con La Macana en “Invisible Wires”, que se podrá ver el viernes en el Rosalía, y con BalletNorte y Nova Galega de Danza, con las que estrenarán “Atlántica” y “Son”. Para “Las cuatro estaciones de Vivaldi” convocarán a los profesionales en junio: “Serán ocho bailarines, cuatro mujeres y cuatro hombres”, que le darán forma a la pieza entre los meses de julio y agosto con un contrato concreto para el título en cuestión, tal y como vienen haciendo hasta ahora. De las grandes puestas en escenas de hace cinco año con títulos como “O kiosco das almas perdidas” o “Vacuo” a la actualidad, el presupuesto destinado por Agadic se ha visto recortado en un 80%, según la responsable. Y es que del millón a los más de 100.000 euros, solo hay cinco o seis años de diferencia.

El Coreográfico Galego convertirá las cuatro provincias en estaciones de Vivaldi