Un clásico de alta tensión y pendiente de si Messi entra en el equipo inicial azulgrana

Barcelona's Lionel Messi attends a training session, a day ahead of their "Clasico" soccer match against Real Madrid, at the Joan Gamper training grounds outside Barcelona, Spain, November 20, 2015.REUTERS/Albert Gea
|

El Real Madrid y el Barcelona vivirán esta tarde su primer clásico de la temporada, marcado por las altas medidas de seguridad tras los atentados de la pasada semana en París y por la presencia o no de inicio de Leo Messi, que podría reforzar a su equipo para abrir una buena brecha en la tabla ante un rival más obligado por su última derrota y por jugar en casa.
Los trágicos sucesos del pasado viernes en la capital francesa y las posteriores suspensiones de los amistosos entre Bélgica y España y entre Alemania y Holanda, este último por una amenaza de bomba, han puesto el foco en el tema de la seguridad por encima del deportivo en los días previos a uno de los partidos que más pasiones levanta en todo el mundo.
Desde las autoridades españoles se ha insistido en decir que no existe riesgo para acudir al partido y el coliseo blanco registrará el lleno esperado.
La otra noticia será saber si Messi es o no titular.

 

 

Un clásico de alta tensión y pendiente de si Messi entra en el equipo inicial azulgrana