Ingresan en prisión cuatro personas, dos de A Coruña, que planeaban abusos “aberrantes” a niños

comisarã­a de lonzas
|

Cuatro personas, una de ellas de A Coruña y otra de Arteixo, se encuentran en prisión acusadas de planear abusos sexuales a menores, que la Policía Nacional califica de “aberrantes”. En total fueron ocho los detenidos en el marco de una operación contra la pornografía infantil y la pedofilia que lleva el Juzgado de Instrucción número 6 de A Coruña.
Hasta los propios investigadores no daban crédito a las brutalidades que tenían planeadas los ocho hombres detenidos, entre los que además de los dos de la provincia coruñesa se encuentran dos pontevedreses, dos madrileños, uno de Gijón y otro de Málaga. Otras dos personas están, además, imputadas.
A los implicados se le imputan delitos de proposición para el homicidio, agresión sexual, abuso sexual, corrupción de menores, trata de seres humanos y tenencia de pornografía infantil, según los casos.

espeluznantes
Durante la investigación, que se inició hace más de un año, los agentes asignados al caso descubrieron conversaciones entre los ahora encarcelados en las que ideaban “práctica aberrantes con menores”. En esas charlas intercambiaban experiencias propias sobre abusos sexuales a menores, que los agentes califican de espeluznantes.
Según fuentes de la investigación consultadas por este periódico, los dos detenidos y encarcelados en la provincia coruñesa son un empresario que tiene una tienda de moda de lujo en la calle Torreiro de A Coruña, que colabora en temas de moda con un medio de comunicación, y otro residente en Arteixo.

Drogados
Al parecer tenían planeado secuestrar a un niño de A Coruña para someterlo a abusos sexuales. De hecho, ya habrían elegido a un menor al que uno de los detenidos –posiblemente el residente en A Coruña– conocía, e incluso podría haber ejercido de cuidador del niño en alguna ocasión, aunque este extremo no está confirmado. A pesar de ello, los investigadores no contemplan la venganza como posible motivo, sino que lo vinculan únicamente con el interés hacia las prácticas pedófilas.
En las conversaciones intervenidas, hablaban de someterlo a prácticas sádicas y orgías. Incluso, según las mismas fuentes, preveían arrancarle los dientes para evitar así que el menor pudiera morderles durante la agresión sexual. También planeaban drogarle para que no pudiera recordar los abusos. Sin embargo, otras fuentes apuntaban a la posibilidad de que, tras los abusos, matasen al pequeño.
Además del menor coruñés, otros dos niños españoles se encontraban en peligro, lo que propició que se diseñara el operativo policial y que se llevaran a cabo las ocho detenciones y se registraran sus domicilios.
Y es que la Policía averiguó que las intenciones de esta banda pasaba por “seleccionar víctimas entre los menores de su entorno. Aunque también barajaban la posibilidad de traerlos del extranjero de familias marginales”.  Al parecer uno de los imputados era el encargado de seleccionar y proporcionar a menores en el extranjero.
Durante la investigación, algunos de los implicados habrían reconocido agresiones sexuales a menores. “Los indicios obtenidos mostraron la intención del grupo de llevar a cabo gravísimos delitos”, apuntó la Policía Nacional.
Además, los investigadores barajan la tesis de que pudiera haber víctimas, otros niños que aún están desaparecidos.

Ingresan en prisión cuatro personas, dos de A Coruña, que planeaban abusos “aberrantes” a niños