Meritxell Batet escuchará las reivindicaciones del Govern y defenderá la legalidad

|

La ministra de Política Territorial, Meritxel Batet, escuchará el miércoles las reivindicaciones de la Generalitat catalana sobre la situación de los políticos presos, la autodeterminación o la negociación bilateral, pero defenderá la legalidad y la imposibilidad de darles cabida.
Batet presidirá la parte de la administración central que forma parte de la Comisión bilateral Estado-Generalitat y que se reúne el día 1 en Barcelona, después de no hacerlo durante siete años.
En estos días insistió en que no hay nada que negociar sobre el referéndum de autodeterminación, que no está recogido en el ordenamiento jurídico español ni en el de ningún país democrático, ni sobre los presos, por la independencia de poderes y ha animado a la Generalitat a participar en los órganos multilaterales.
El Govern puso como condición previa para celebrar la reunión poder abordar la situación de los presos y derecho a celebrar un referéndum, que se añadieron como “consideraciones” en el orden del día.

No habrá negociación
En esos asuntos cada parte hará constar su posición, pero no habrá negociación. Sí la habrá sobre el resto de los puntos, como el informe sobre la situación de los traspasos de funciones y servicios pendientes o el análisis e intercambio de información sobre la conflictividad competencial planteada ante el Tribunal Constitucional.
Mientras se prepara esta reunión, el portavoz de Junts per Catalunya (JxCat), Eduard Pujol, exigía al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que pase “de este juego de magia estilo Houdini”, que a su juicio practica ahora respecto a Cataluña, “a los hechos”.
En declaraciones a Rac1, Pujol aseguró que el presidente del Gobierno está haciendo “lo mismo que hacía el PP pero con una sonrisa”, y comentó que “la amabilidad y la distensión son de agradecer”, pero “debe pasar
 a los hechos”.
“Tiene todo agosto para pasar a los hechos”, avisó Pujol, al igual que el sábado hicieron el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y su antecesor, Carles Puigdemont, quienes advirtieron a Sánchez de que en otoño termina su “período de gracia”.
Pujol opinó que el acto de el sábado en Waterloo “deja claro el liderazgo de Carles Puigdemont”, que a su entender debe seguir visitando “diferentes países” y universidades para denunciar la situación de Cataluña.

Comisión bilateral
En cuanto a la reunión de la Comisión bilateral entre la Generalitat y el Estado del próximo miércoles, 1 de agosto, consideró que servirá para abordar “cuestiones del día a día”, pero no “causas mayores” como la de “la libertad o la represión”.
En cualquier caso, destacó que “está bien” que se haya incorporado a la agenda de la reunión 
la autodeterminación y la situación de los dirigentes soberanistas presos.
Preguntado por si descartaba la vía unilateral, remarcó: “no podemos descartar de entrada ninguna opción, sino jugar con todas las cartas sobre la mesa”, aunque luego matizó: “esta vía –la unilateral– solo se daría si el Estado insistiera en la negativa al diálogo, y yo creo que esto no se dará”, añadió Pujol.
Por su parte, la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, pidió al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que hable “claro”, sea “transparente” y diga a los españoles si el Gobierno pactará un referéndum en la Comisión.
Un encuentro, que por parte de la administración central estará presidido por la ministra de Política Territorial, Meritxel Batet.
Villacís mostró su preocupación porque los ciudadanos no sepan “absolutamente nada de lo que se va a debatir”, y teme que uno de los temas a tratar sea “el precio” que tuvo que pagar el Gobierno de Sánchez por el apoyo de los “separatistas”.
“¿Qué precio ha costado el alquiler de la Moncloa que tiene Sánchez?”, se preguntó la dirigente de Ciudadanos, quien ha acusado al jefe del Ejecutivo de dar al respecto respuestas “vaporosas y poco concretas”.
Villacís también puso en cuestión si el punto del orden del día de la reunión prevista relacionado con las vías de “participación democráticas” de los ciudadanos catalanes es “un eufemismo para esconder un referéndum”.
Duda mucho, además, que el presidente de la Generalitat ponga otros asuntos sobre la mesa y que “sí son importantes para Cataluña, como el desempleo 
y los peajes. l

Meritxell Batet escuchará las reivindicaciones del Govern y defenderá la legalidad