Oswaldo Digón | “Pasan cosas maravillosas y después está la forma en que lo barnices”

El artista estará el viernes en el Casino Atlántico
|

Oswaldo Digón entrará el viernes a las 23.00 horas por la puerta del Casino Atlántico vestido de anécdota para contar lo que pulula en el ambiente y llevar a los espectadores a la cola en una caja de supermercado y a la taberna, donde dice que pesca los mejores gags. El coruñés está de vuelta a casa después de dos temporadas con el espectáculo “Gente triste” en Madrid y una entrega en “El Club de la Comedia”, donde repetirá el año que viene.
En esta ocasión, regalará la risa floja porque el público asistirá sin pagar entrada para ver cómo el humorista pone a desfilar su “Anecdología”: “Poco más se puede decir, son historias que me han pasado a mí o a otros y otras que he inventado”, con el toque inherente que marca lo cotidiano, su magia porque “pasan cosas maravillosas a lo largo del día y después está la forma en que lo barnices y en cómo vistes a los personajes”.
Eso depende de la capacidad de cada uno. Digón es en este terreno un experto en afilar el chascarrillo y hacerlo suyo, sumarlo a otros y hacer un conglomerado de chistes que respiran vida. Son barrio y noche en el bar: “Algunos tiran por el romanticismo y yo me voy a la comedia”, algo que también utiliza con situaciones personales porque “como todo el mundo, no creo que nadie quiera ser un amargado”. Porque él no vino a eso, sino a todo lo contrario, escapa de las personas que se hacen las víctimas y elige el sol y no la sombra para dar un poco de “buenrollismo y energía” porque al final “es mi empleo, mi cotización a Hacienda”. Oswaldo habla de la razón que lo llevó a dedicarle un show a la gente triste, que no es otra que la de que no le caen bien: ¿Tú crees que son necesarios? Mejor están en un parque jurásico o en una isla o para que les hagan estudios antropológicos”. Se pregunta quién quiere uno y se contrapone a las personas que parece que sufren como esperando una recompensa en otra vida: “No participo en esa historia”.
De jóvenes educados y mayores maleducados con jeta que ponen a caldo a las nuevas generaciones, de un mundo donde no se puede generalizar y al que Digón saca punta hablará el viernes en un espacio que busca darle opciones a las noches de verano sin que el bolsillo tiemble. l

Oswaldo Digón | “Pasan cosas maravillosas y después está la forma en que lo barnices”