La cúpula del SPD alemán se moviliza contra el rechazo a la nueva gran coalición de gobierno

EPA4863. BERLIN (ALEMANIA), 18/01/2018.- El líder del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), Martin Schulz (izq), y el presidente de la confederación sindical alemana 'Deutscher Gewerkschaftsbund' (DGB), Reiner Hoffmann, dan una
|

La cúpula del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) se esfuerza por vencer las resistencias que existen en algunos sectores de la agrupación contra la reedición de la gran coalición de Gobierno y un nuevo pacto con el bloque conservador de la canciller, Angela Merkel.
El congreso extraordinario del SPD deberá decidir mañana si se inician negociaciones formales de coalición después de que en las conversaciones previas se llegara a un preacuerdo con la Unión Cristianodemócrata (CDU), el partido de Merkel, y su ala bávara, la Unión Socialcristiana (CSU). El presidente del SPD, Martin Schulz, pidió ayer, en una carta a los militantes de la agrupación de cara a ese congreso, apoyo para que se dé vía libre a las negociaciones.
En su carta, Schulz advierte que la decisión que tome el congreso mañana, que se celebrará en Bonn (oeste), es “de enorme importancia para el futuro en Alemania, en toda Europa y para el SPD”.
“Yo mismo estoy convencido de que merece la pena iniciar negociaciones de coalición con la CDU y la CSU”, escribió Schulz. Schulz aseguró que en las conversaciones previas el SPD había logrado acuerdos importantes que favorecen a los trabajadores y a las familias, pero las medidas contempladas sólo pueden llevarse a cabo si se forma la coalición. De cara al congreso de mañana, hay un duro debate dentro del SPD entre los partidarios de continuar la gran coalición y los que rechazan esa opción.
El liderazgo de los enemigos de reeditar la gran coalición fue asumido por el jefe de las Juventudes Socialdemócratas (Jusos), Kevin Kühnert, mientras la cúpula del partido lleva varios días pidiendo apoyo para iniciar negociaciones. Kühnert sostiene que el SPD necesita pasar a la oposición para regenerarse y argumenta que con su participación en dos grandes coaliciones presididas por Merkel, la primera entre 2005 y 2009 y la última entre 2013 y 2017, perdió apoyo del electorado.
Además, los críticos sostienen que el acuerdo previo al que se llegó con la CDU/CSU no es satisfactorio para el SPD. Tras las elecciones generales de septiembre, el propio Schulz y la jefa del grupo parlamentario socialdemócrata, Andrea Nahles, apostaron por pasar a la oposición y defendían la tesis de que las grandes coaliciones sólo deben darse en circunstancias excepcionales.
Sin embargo, después de que Merkel fracasase en su intento por formar un tripartito con Los Verdes y el Partido Liberal (FDP) cambiaron de postura, en respuesta a un llamamiento del presidente Frank-Walter Steinmeier, que apeló a la responsabilidad política de la agrupación. En las conversaciones previas la cúpula del SPD logró concesiones de parte de la CDU/CSU en política social y al menos una declaración de principios en lo relativo a la política europea. Sin embargo, no se logró que puntos claves del programa del SPD fueran recogidos en el documento, como el plan de una reforma radical al sistema de seguridad sanitaria. l

La cúpula del SPD alemán se moviliza contra el rechazo a la nueva gran coalición de gobierno