Anova advirtió por escrito a sus socios que no se respetaba el acuerdo político de En Marea

04 julio 2015 / 30 julio 2015 página 29 / 24 septiembre 2015 página 27 A Coruña.- El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el portavoz nacional de Anova, Xosé Manuel Beiras se reunieron ayer en A Coruña ante el Pala
|

La formación política liderada por Xosé Manuel Beiras advirtió a sus socios de En Marea, la coalición en la que también están Podemos y Esquerda Unida (con el apoyo de las mareas que gobiernan en las ciudades), de que los acuerdos relativos a la actuación como sujeto político propio “no se están respetando”.
La queja expresada por escrito fue trasladada a los miembros de la mesa de coordinación de En Marea, que se reunió el viernes. En su texto, Anova pide “reconducir” la situación, con el fin de que se lleve a cabo una “acción política propia de En Marea en las negociaciones para una alternativa de Gobierno y en el funcionamiento en el Congreso y Senado”.

comunicación
Para ello, la formación nacionalista apuesta por la “presentación pública y traslación al resto de fuerzas” políticas del “documento que contiene las líneas estratégicas para la participación de En Marea en un apoyo a la investidura y/o un gobierno”. Entre las cuestiones, están la petición de revocación de la prórroga a Ence por 60 años más en la ría de Pontevedra.
Asimismo, Anova mostró internamente su deseo de que se desarrolle una “estrategia de comunicación” en Galicia para que se “socialice” la posición política; así como “desarrollar de forma ágil la estructura de En Marea”, algo “necesario”, apuntó esta pata de la coalición, “para abrirla a la participación de la ciudadanía de a pie y a la rendición de cuentas de los diputados”.
Anova considera que “la percepción desde Galicia”, en cuanto a la forma en que se están dando negociaciones para la conformación de un nuevo gobierno de cambio, “es de que En Marea no está cumpliendo con lo prometido”. Esta visión fue abordada en la reunión del viernes, y hubo opiniones diferentes, entre las cuales, los socios que achacaron la cuestión más a un tema de “coordinación y comunicación”.
“Esto pone en peligro la continuidad del proceso hacia las elecciones gallegas donde hay, por primera vez en mucho tiempo, la posibilidad de contar con un gobierno alternativo al PP liderado por una fuerza de la izquierda rupturista y con proyecto propio para Galicia”, apunta Anova, cuyo líder, tras la configuración del grupo confederal, había advertido de que “la unidad de En Marea” peligraba si su formación no pactaba el grupo de las confluencias.
Antes del intercambio de pareceres, Xosé Manuel Beiras había hablado de falta de “agilidad” en la transmisión de las demandas gallegas y coordinación con En Marea –tras la presentación al PSOE por parte de Podemos en el que no se encontraban las reivindicaciones gallegas–.

Anova advirtió por escrito a sus socios que no se respetaba el acuerdo político de En Marea