La Xunta ha derribado quince edificaciones ilegales del área en los últimos cuatro años

Unos operarios derriban una construcción en Cambre
|

  La Consellería de Medio Ambiente creó hace unos cuatro años la Axencia de Protección da Legalidade Urbanística. Una entidad que prima la colaboración entre la Xunta y los distintos municipios para “mejorar la calidad de la ordenación” del territorio. En otras palabras, uno de sus cometidos es vigilar que las construcciones de la comunidad son legales y, en el caso de que no lo sean, tiene la potestad para eliminarlas. Desde sus inicios y hasta este año, dicha agencia ha ejecutado quince sentencias de derribo por todo el área metropolitana.

Arteixo fue el primer municipio de la comarca en la que la Aplu hizo valer su estatus jurídico para demoler una casa que infringía la protección de costas en Barrañán. Desde 2008, la Xunta ha actuado otras tres veces más, lo que convierte a este ayuntamiento en el que más órdenes de ejecución se han cumplido.

Pero muy de cerca le siguen Oleiros, Cambre y Sada con tres construcciones demolidas por las palas de la agencia. No obstante, no fue hasta el año pasado cuando la entidad comenzó a actuar en estos municipios.

Así, en 2011, Sada registró tres derribos, mientras que Oleiros y Cambre, dos. Por su parte, los dos derribos que hasta la fecha se han efectuado en Culleredo, son de 2011.

A lo largo de este año, en Cambre la Aplu eliminó un galpón en Cambre, una edificación con su piscina en Oleiros y una vivienda en el Portiño de Suevos.

 

Betanzos > Pero la comarca coruñesa no es la única que ha contado con este tipo de actuaciones, en la betanceira, Oza dos Ríos y Paderne son los municipios en los que la agencia ha actuado. En Oza solo hubo un derribo en 2009 de dos bloques de edificios en Santa Cruz de Mondoi, que se comenzaron a construir en suelo rústico de protección forestal.

En Paderne, este año se eliminaron unas casetas con una autocaravana, y el año pasado una vivienda con su correspondiente porche, levantada en suelo rústico de especial protección agropecuaria y forestal.

La Xunta ha derribado quince edificaciones ilegales del área en los últimos cuatro años