La abuela de Fuerteventura sale del hospital dispuesta a ingresar en prisión por construir una casa

|

La vecina de Fuerteventura condenada por no derribar su casa abandonó ayer por la tarde el hospital tras el desfallecimiento que sufrió cuando se dirigía a Lanzarote para ingresar en prisión, resuelta a abandonar su huelga de hambre y a entrar en la cárcel en cuanto se lo digan.
“Si por mí fuera, mañana mismo”, señaló Josefa Hernández, de 62 años, a la salida del Hospital General de Fuerteventura, donde fue asistida por la subida de tensión y el ataque de ansiedad que sufrió en el puerto de Corralejo.
Hernández estaba obligada a ingresar ayer en prisión para cumplir la condena de seis meses de cárcel que le impuso un Juzgado de Puerto del Rosario por un delito medioambiental, consistente en haber construido su casa en un espacio protegido, el Parque Rural de Betancuria.
Ella alega que pagó la multa incluida en la sentencia (700 euros), pero que no derribó su vivienda porque no tiene otro lugar al que ir con los cinco familiares que dependen de su pensión: dos hijos (uno discapacitado) y tres nietos menores.
Cuando sufrió el desmayo, Josefa Hernández, que es diabética, había cumplido ya casi dos días en huelga de hambre, una protesta que emprendió el miércoles ante la sede de la Delegación del Gobierno para denunciar su situación y que decidió finalizar tras salir del hospital.
La conocida ya como “abuela de Fuerteventura” aseguró que está dispuesta acudir a prisión en cuanto sea necesario, una cuestión que va a analizar en las próximas horas con su abogado.
Más de 10.000 personas firmaron ya en la plataforma Change.org la carta dirigida por su hija Minerva Zerpa al ministro de Justicia, Rafael Catalá, para pedir un indulto.
Durante los últimos días, Josefa Hernández reiteró que más que la idea de entrar en prisión, le angustia dejar desasistidos a los cinco familiares que dependen de ella.
También recalcó que está dispuesta a tirar su casa si la ayudan a conseguir otra vivienda a la que trasladarse con su familia, mediante algún tipo de alquiler social.

La abuela de Fuerteventura sale del hospital dispuesta a ingresar en prisión por construir una casa