La familia Franco está segura de que el Gobierno no podrá exhumar al dictador sin su aprobación

Ábalos participa en un homenaje a los fusilados en Paterna | jc cárdenas (efe)
|

Los nietos de Francisco Franco están convencidos de que el Gobierno no podrá exhumar los restos de su abuelo del Valle de los Caídos sin el consentimiento de la familia y destaca que su oposición es “unánime y firme”.

Fuentes cercanas a la familia Franco insistieron en que “no hay que dar por hecha la exhumación” del dictador, pese a la posición que mantiene el Gobierno.

El Ejecutivo reiteró esta semana que procederá a la exhumación de Franco, tras la reunión que mantuvo en el Vaticano la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, con el secretario de Estado de la Santa Sede, Pietro Parolín.

Reunión con Delgado
La oposición de la familia es “firme”, según las fuentes, que señalaron que esta semana, y a través “de un tercero”, la ministra de Justicia, Dolores Delgado, intentó que se convenciera a los nietos de Franco para la inhumación de los restos del dictador en el cementerio de Mingorrubio, en El Pardo.

La familia posee un panteón en este cementerio, en el que fue enterrada la esposa de Franco, Carmen Polo. Las fuentes añadieron que ese fue el único contacto del Ejecutivo con los allegados. La postura de la familia es “no a la exhumación hasta las últimas consecuencias”, convencida de que legalmente “no es posible” llevarla adelante.

El prior no lo consentirá
En ese sentido, las fuentes hicieron hincapié en que a los familiares de Franco les consta que el prior de la basílica benedictina del Valle de los Caídos no permitirá la exhumación sin el permiso de sus nietos.


Agregaron que el Gobierno “tergiversa” la propia Ley de Memoria Histórica, que en su artículo 16 establece que “el Valle de los Caídos se regirá estrictamente por las normas aplicables con carácter general a los lugares de culto y a los cementerios públicos”.

En consecuencia, subrayan las fuentes, la basílica benedictina es un lugar de culto y, por lo tanto, está sujeta al Concordato con la Santa Sede. “Si el Gobierno se hubiera leído el informe de los expertos jurídicos de 2011 no estaría en el callejón sin salida en el que está”, indicaron las fuentes.

En cuanto a la posible inhumación en la cripta de la Catedral de la Almudena, las fuentes resaltaron que la Iglesia no puede oponerse conforme al Derecho Canónico y que “el Gobierno lo sabe”.

El Gabinete de Pedro Sánchez ha dejado claro que, aunque no haya acuerdo con la familia Franco, se procederá a la exhumación de sus restos y será el Consejo de Ministros el que decida el lugar de la inhumación, “asegurando una digna sepultura”. 

En este sentido, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, pidió a los descendientes de Francisco Franco “humildad”, después de “tantos años de arrogancia, imposición y eliminación del discrepante”, “por ellos mismos y, ya que les gusta tanto la patria, por aprecio a la patria”, sentenció.

El también secretario de Organización del PSOE se pronunció en estos términos en un acto en el cementerio de Paterna (Valencia), junto al paredón de fusilamiento donde se calcula que el régimen franquista fusiló a más de 2.000 personas. 

En su intervención, Ábalos recordó a las víctimas del franquismo y destacó que desde el PSOE siempre reivindicaron  “la memoria y el testimonio de tantas personas que sufrieron la privación de libertad”. Lamentó que en España continúe el debate sobre la exhumación de los restos de un dictador, algo que en otro país sería “impensable”. “¿Se lo han planteado alguna vez en Alemania? ¿Y en Italia?”, se preguntó.  l

La familia Franco está segura de que el Gobierno no podrá exhumar al dictador sin su aprobación