La huelga reduce a un centenar el número de taxis disponibles hasta medianoche

Las paradas de taxi aparecían prácticamente vacías ayer y así se espera que sigan durante todo el día de hoy | javier alborés
|

Los taxistas coruñeses decidieron a última hora sumarse a la huelga que están llevando a cabo sus compañeros en Madrid y Barcelona. Desde las doce del mediodía de ayer entraron en funcionamiento los servicios mínimos: poco más de 100 vehículos de los cerca de 500 taxis con licencia que existen en la ciudad prestarán servicio hasta el miércoles. De esta manera, apoyan la lucha que reclama la limitación de las licencias de Vehículos de Transporte con Conductor (VTC) a una por cada treinta taxis.  
El fenómeno de las aplicaciones de móvil, de las que las más famosas son Uber o Cabify, lleva mucho tiempo inquietando al sector, porque permite a cualquiera con licencia de chófer (VTC) contactar con clientes y recogerlos en la calle, lo que supone una competencia directa al taxi. Sin embargo, el presidente de la asociación profesional gallega Fegataxi, Manuel Sánchez Quindimil, reconoce que resulta imposible a día de hoy determinar cuántos trabajan en A Coruña o en sus alrededores. Quindimil explicó que existe tal “desorganización” en el sector que no se puede cuantificar cuántas licencias de VTC se fueron concedidas en la comunidad gallega o cuántas está previsto que se concedan.
Por su parte, desde la asociación Élite taxi, de las más combativas contra este fenómeno, aseguran que han detectado varios coches negros que, sospechan, operan bajo licencia VTC. “Trabajan mediante una aplicación, les salta un servicio y recogen a un pasajero, no pisan el garaje”, denuncia José Redondo, portavoz de dicha asociación. 
Las empresas clásicas de chóferes que se dedican a atender a clientes de alto poder adquisitivo (como ejecutivos de empresas) nunca habían supuesto una competencia directa para el sector del taxi, pero los que emplean aplicaciones de teléfonos móviles para   atender clientes, sí. “Los hemos detectado porque los vemos habitualmente, pero no llevan ningún distintivo en esta comunidad autónoma”, explican. Pero, como señalan desde Élite taxi, la medida adoptada ayer se hace sobre todo por solidaridad. 
No habrá concentraciones  
Por su parte, Leopoldo Villa, de Radiotaxi, lamentó que no hubiera tiempo para solicitar un permiso a la Subdelegación del Gobierno y al Ayuntamiento, por lo que no se celebrará ninguna concentración aprovechando que hoy el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, se reunirá con los representantes de las VTC. Villa espera que la decisión que tome el Gobierno sea la adecuada: “De lo contrario, se tomarán una serie de acciones”. Entre las reivindicaciones se encuentra el rechazo de las cerca de 450 solicitudes de licencias provocadas por la llamada ley Omnibus que se encuentran actualmente en los juzgados. “Con estas licencias podrán trabajar en toda Galicia, pero sospechamos que se centrarán en A Coruña y Santiago, donde están dos aeropuertos”,  dijo el presidente de Radiotaxi. 
Para él, se trata de una competencia desleal porque la normativa obliga a los chóferes con licencia VTC a permanecer en sus garajes excepto cuando se les requiere para hacer un servicio, pero las aplicaciones les permite “Lo que están es incumpliendo la ley y queremos que lo impidan”, exigió Villa que, por otro lado, condenó los actos de violencia que han tenido lugar en Barcelona, donde varios coches VTC fueron dañados: “Vamos a defender nuestros derechos pero de una forma pacífica”. l

La huelga reduce a un centenar el número de taxis disponibles hasta medianoche