“Me cuesta reír, y me cuesta no reír cuando algo me hace gracia”

|

El Ideal Gallego-2011-05-07-014-c633da0f

  entrevista de m.g.m.

ÁNGEL MARTÍN - HUMORISTA

Ángel Martín dice esta noche “1,2,3 probando” en un Colón donde las risas no están en lata y se conservan frescas.
—Regresa a los escenarios después de cuatro años ausente.
—De hecho la de A Coruña y Ourense serán las dos únicas actuaciones fuera de Madrid porque ahora estoy con una cosita nueva para teatro así que si sale, os volveremos a llamar.
—El Colón se llenará para verle. Esto confirma el poder mediático de la tele.
—Claro y tener un programa provoca que vaya más gente porque es como si todos los días haces  un anuncio de hora y media.
—Dice que no ha preparado nada para hoy. ¿Es un farol?
—Es una verdad un poco afarolada. No puedes salir nunca a ver qué se te ocurre, sin tener nada preparado porque así solo te aseguras que te den de palos del escenario hasta Madrid, pero sí puedes tener un pequeño margen reservado para cosas que van surgiendo. Yo no soy un tío dado a la improvisación.
—¿Echa de menos el contacto directo con la risa?
—Creo que es necesario porque en la televisión no sabes si se ríe la gente o no menos por los dos o tres que están cerca tuya. La tele es más falsa y en el teatro, estás con la gente y sabes que si se ríen, es divertido.
—Muchos os critican porque “Sé lo que hicisteis...” está demasiado guionizado.
—Siempre es necesario un guión pero con unas pautas para poder salir de lo escrito y darle un toque de frescura. Improvisar te da la sensación de descontrol.
—Como un salto al vacío.
—Un salto al vacío en el que muchas veces te das de ostias y lo que piensas que es divertido es, en realidad, una mierda muy grande pero está bien porque tu compañera no se lo espera y te sigue y empieza un pequeño juego.
—¿Es igual de serio en la realidad?
—Me cuesta reír y me cuesta no reír cuando algo me hace gracia. No puedo aguantar y eso hace que con Micky Nadal y con Bodegas me cueste aguantar la risa.
—¿Hay buen “rollismo” entre cadenas, a pesar de la crítica?
—Al final son rollos entre cadenas que no te tienen que afectar a ti porque es cosa de que un señor con corbata se tiene que pelear con otro señor de traje en los despachos. Tú solo tienes que hacer reír.
—¿Y a título personal? ¿Algún personaje mosqueado?
—No trato con gente de la tele, por eso no sé qué rollo tienen conmigo pero hay gente molesta que se lo toma como algo personal y gente que te sorprende porque entiende que es un rollo de la tele.
—¿Y si le ofreciera un contrato la cadena triste?
—Al final vas a cualquier lugar porque tú haces tu proyecto y no te tiene que salpicar el rollo de los demás. Es como si en tu familia tienes un primo subnormal. No te tiene por qué afectar.


 

“Me cuesta reír, y me cuesta no reír cuando algo me hace gracia”