Los dos acusados del ataque a la oficina del INEM en Vigo niegan los hechos

|

Los dos acusados del ataque con cócteles molotov a una oficina del INEM del barrio vigués de Coia en 2011 han negado hoy los hechos de los que se les inculpa en el transcurso de un juicio que se celebra bajo unas férreas medidas de seguridad, con un amplio dispositivo policial en los exteriores y accesos al juzgado.

A ambos se les imputan los delitos de tenencia de sustancias o aparatos explosivos e inflamables y daños en bienes de dominio público mediante incendio, con el agravante de disfraz para, de este modo ocultar, su identidad.

Decenas de personas, en su mayor parte sindicalistas, han protestado esta mañana a la entrada del Juzgado de lo Penal número uno de Vigo por las restricciones de acceso a la sala y como muestra de apoyo a Telmo Varela y Miguel Nicolás, afiliados de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), de la que el primero era secretario comarcal.

La Fiscalía pide diez años para Telmo Varela, que ha recriminado que en los denominados casos Bárcenas, Gürtel o Pokemon "ha habido todas las garantías procesales", pero no así en lo referente a él, por lo que ha apreciado "una justicia de ricos" y la "de los demás".

Ha justificado su apreciación de que la Justicia no es equiparable al aludir a su ingreso en la cárcel durante dos años de prisión preventiva en varios centros penitenciarios de fuera de Galicia, "a 400 kilómetros" de su domicilio, ha remarcado, con la imposibilidad de ver a su hijo de doce años.

También ha apoyado su argumentación en el hecho de que sufrió "ocho horas de carretera", en un "habitáculo reducido", y además, porque apenas tuvo tiempo de preparar el juicio con su letrado y de analizar toda la documentación, "más de tres mil folios".

Miguel Nicolás, para el que piden cinco años, ha admitido al igual que Varela que merodearon e inspeccionaron desde fuera la oficina de Coia, como otras de Vigo, en el marco de una asamblea de parados formada por sindicalistas de la CUT y parados sin afiliación y con la única intención de organizar concentraciones de protesta.

"Estoy aquí por lo que representaba la clase obrera", ha manifestado Telmo Varela.

El guardia civil que instruyó las diligencias ha señalado que el seguimiento comenzó a partir de un anónimo que alertaba de que se estaban preparando lanzamientos de cócteles molotov así como un atentado contra un empresario de Vigo.

Los agentes están prestando declaración tras un biombo. La jueza no ha autorizado la toma de imágenes en el interior.

Los dos acusados del ataque a la oficina del INEM en Vigo niegan los hechos