Tejidos vaporosos y tonos pastel desfilan en el tercer día de Moda de Milán

2014091921582357382
|

 Vestidos cortos y ajustados, pero también largos y vaporosos, en su mayoría en tonos pastel, protagonizaron hoy la tercera jornada de la Semana de la Moda de Milán, en la que desfilaron marcas como Missoni o Versace.

Los estampados de rayas, círculos y flores también fueron una constante en este tercer día de la pasarela milanesa en la que diseñadores internacionales presentan sus propuestas para vestir a la mujer de la próxima temporada primavera/verano 2015.

Marco de Vincenzo apostó por los mostaza, los rosas pastel y los negros para una colección compuesta de vestidos por encima de la rodilla, ajustados y sin mangas, y también de otros más ligeros, con tejidos vaporosos y de corte por la rodilla.

Las rayas y los cuadros fueron fundamentales en sus prendas, como también las plumas que vistieron desde vestidos, hasta abrigos o conjuntos de camisa y falda.

Como complementos, el diseñador italiano eligió los gorros estrechos en negro, rosas y azules eléctricos.

Finalmente, en los pies, Marco de Vincenzo optó por el calzado cerrado, botines de cuero negros y con tacón.

Por su parte, Missoni vistió a sus modelos con tejidos vaporosos, que se dejaron ver tanto en camisas amplias como en vestidos XXL y largos hasta los pies.

Las rayas y las flores salpicaron las camisas de manga larga, los vestidos, los abrigos y también los pañuelos atados en la cabeza.

Como colores, la casa de moda italiana optó por los terracotas, beige, mostaza y verdes-azulados.

Los pañuelos anudados en la cabeza fueron los únicos complementos que utilizó Missoni para la ocasión, mientras que como calzado prefirió las sandalias triángulo, de dedo y zapato cerrado, siempre sin tacón.

Vestidos sin mangas, pantalones a la cintura, camisetas de inspiración beisbolera y sudaderas fueron las piedras angulares de la colección de Iceberg.

Los rosas, verde camuflaje, negros y azules pastel fueron los colores más destacados en su pasarela, y vistieron tanto camisas con bolsillos de colores, como vestidos de rayas finas y verticales, o trajes de chaqueta y pantalón.

Como complementos, Iceberg apostó por los bolsos grandes de asas cortas, los cinturones con hebilla metalizada y las gafas con cristales oscuros.

Finalmente, las sandalias con plataforma en tonos rosas, beige y negros fueron las elegidas para calzar los pies de sus modelos.

Donatella Versace prefirió el binomio negro y blanco para vestir su colección que combinó, sin perder nunca esos dos tonos, las prendas con toques de color rosa, verde o rojo.

Conjuntos de chaquetas abiertas, con "tops" que muestran el obligo y "shorts" o minifaldas compusieron su colección, junto con los vestidos de cuello "halter" y de solo un hombro, y las camisas con solo una manga.

La purpurina y las costuras marcadas vistieron la mayoría de sus prendas, así como los estampados de rayas y círculos mezclados en una sola pieza.

Como complemento, Versace prefirió esta vez los bolsos de mano de asas cortas y los collares pegados al cuello.

El broche final lo pusieron las sandalias de charol que se alternaron con las botas altas, ambas con tacones translúcidos.

Tejidos vaporosos y tonos pastel desfilan en el tercer día de Moda de Milán