A Coruña ofrecerá pisos de “alquiler blando” a las víctimas de desahucios

un grupo de stop desahucios permanecía ayer delante del portal de la casa de aurelia rey, en padre feijoo pedro puig
|

En una semana en la que el intento de desahucio de Aurelia Rey centró gran parte de la actualidad local, el portavoz municipal, Julio Flores, anunció ayer, tras la celebración de una junta de gobierno, la decisión del Ayuntamiento de sumarse al Fondo Social de Viviendas para Afectados por Desahucios, para ofrecer pisos en régimen de alquiler a personas que se encuentren “en una situación de especial vulnerabilidad social”.

El fondo forma parte de un proyecto creado por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que cuenta con 6.000 inmuebles destinados al alquiler por toda España. Las viviendas fueron aportados por las propias entidades financieras, y a las mismas podrán acceder, según explicó ayer Flores, aquellas personas que hayan sido desahuciadas de su primera casa a partir del 1 de enero de 2008.

La junta de gobierno de ayer aprobó la adhesión del Ayuntamiento al convenio de la FEMP, que establece que los pisos se destinarán solo a familias cuyo desalojo se haya producido como consecuencia de una demanda de ejecución iniciada por la misma entidad de crédito que constituye el fondo social de viviendas. El gobierno local será el encargado de realizar los informes en los que se evaluarán las solicitudes.

Los pisos están destinados a familias numerosas; monoparentales con dos o más hijos; con un menor de hasta tres años; con un miembro con una discapacidad declarada superior al 33%; cuando el deudor hipotecario desalojado se encuentre en situación de desempleo y haya agotado las prestaciones por paro, y familias donde exista alguna víctima de violencia de género. El conjunto de los ingresos de la unidad familiar no podrá superar los límites de tres veces el Iprem (1.597 euros), y no podrán disponer de otra vivienda en propiedad o de un derecho de usufructo. Los contratos de arrendamiento serán por dos años, y la renta oscilará entre 150 y 400 euros al mes.

La decisión adoptada por el gobierno local fue criticada unas horas después por el BNG, que acusó al Ayuntamiento de “porse do lado das entidades bancarias para darlle saída ao seu parque inmobiliario por conta das persoas desafiuzadas”.

 

programas sociales

Además del proyecto de la FEMP, en la junta de gobierno de ayer se aprobaron dos convocatorias para la selección de entidades sin ánimo de lucro que se encarguen de la realización de sendos programas sociales dentro del Urbana: uno diseñado para la organización de acciones que faciliten la incorporación de la mujer al mercado laboral, y otra para un proyecto de contenido social dirigido a inmigrantes.

A Coruña ofrecerá pisos de “alquiler blando” a las víctimas de desahucios