La media docena pasa por la cancha del colista

El Basquet Coruña atraviesa por la mejor racha de la competición: tres victorias consecutivas quintana
|



El Basquet Coruña afronta esta noche en Logroño un compromiso asequible, sobre el papel el más asequibles, habida cuenta la situación del CB Clavijo del exnaranja Antonio Pérez Caínzos, colista y único equipo de la LEB Oro que todavía no ha catado la victoria.
Además de la evidente diferencia en la tabla clasificatoria, con la ‘marea naranja’ coliderando –junto a Lleida y Gipuzkoa– y el ahora rebautizado como Calzados Robusta como ‘farolillo rojo’, el cuadro herculino cuenta con la historia reciente, ya que ha vencido en sus dos últimas visitas al Palacio de los Deportes de La Rioja, por 71-77 la pasada campaña y por 64-71 hace dos. Una racha que empezó un curso después de su peor derrota en tierras riojanas (80-57).
Aunque el club logroñés consiguió renovar a la mitad de la plantilla de la 15/16, también es cierto que no pudo retener a sus tres mejores, el base Borja Arévalo (referente en el Castelló), Mike Carlson (ídem en el Gipuzkoa) y el siempre eficiente Alfredo Ott (Melilla).
El peso lo lleva ahora un cuarteto de buenos jugadores, pero ninguno de ellos con madera de líder. El más valorado es el pívot ucraniano Volodymyr Herun, a quien el técnico ferolano no suele sacar de inicio y que promedia 14.2 puntos y 5.7 rebotes. Le secundan tres ‘viejos rockeros’ de Oro: el base Enric Garrido (10.5, 1.8 y 3.5 asistencias), el escolta Carles Bravo (10.3, 2.0 y 2.2) y el alero Alberto Ruiz de Galarreta (12.5, 6.0 y 1.2).
Los problemas aparecen –Herun al margen– en el banquillo, con unos jugadores de rotación que, salvo el escolta húngaro Marko Popadic (7.6, 1.6 y 2.8), aportan muy poco, lo mismo que el ‘4’ titular, Serge Bonifant (5.5 tantos y 1.3 rechaces), mientras que los números de su compañero en la pintura, Babatunde Olumuyiwa, tampoco son para tirar cohetes: 6.7 y 4.8.
Estadísticamente, el Coruña gana por goleada, sobre todo defensivamente. Aunque la diferencia entre puntos a favor es mínima (77.7 por 76.3), en puntos en contra se dispara: el Clavijo pierde sus partidos por una media de 10.0 tantos, mientras que la ‘marea naranja’ presenta un balance de +6.9.
En lo único que destaca el bloque de Caínzos es en el capítulo de balones perdidos, donde es el segundo mejor equipo de la Liga gracias a un promedio de 11.2, por 13.7 del Coruña.
Los de Tito Díaz deben hacer valer su superioridad en la pintura, abrir la cancha y aprovechar la presencia en pista del base suplente local, el inexperto Alberto Martín, para explotar su diferencia de calidad con Zach Monaghan o Joan Creus.
También harían bien en no confiarse por la marcha del rival y salir con el cuchillo entre los dientes desde el salto inicial. Al valor intrínseco de cada victoria se une el añadido de poder seguir en el grupo de cabeza. Un recompensa demasiado jugosa como para tomárselo a broma.

La media docena pasa por la cancha del colista