Los hosteleros coruñeses piden al TSXG la suspensión de las restricciones de la Xunta al sector

La zona de La Marina es una de las más afectadas por las restricciones de la Xunta | quintana
|

Las nuevas restricciones de la Xunta al sector de la hostelería para tratar de paliar el número de nuevos contagios por coronavirus no han sentado bien a los empresarios de la ciudad. Por ello, la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de A Coruña presentará un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) para que suspenda de manera cautelar estas medidas dictadas para la comarca el pasado viernes. 

“Ha sido un fin de semana muy duro”, explica el presidente de la entidad, Héctor Cañete, que recuerda que el ocio nocturno permanece cerrado desde el mismo viernes y los locales de hostelería tienen reducido su aforo al 50% en interior y terrazas y con hora de cierre a las 01.00 horas. “Estas medidas deben emanar a nivel estatal para que tengan cobertura legal”, denuncia el representante del sector, que explica que la denuncia es la misma que presentaron los hosteleros aragoneses que, comenta, consiguieron que el juzgado aprobara suspender las restricciones “por no estar suficientemente justificadas legalmente”.

De manera “coordinada”, señala Cañete, están actuando los hosteleros también de Cantabria o Asturias para intentar que de manera “inmediata” queden sin vigor medidas que consideran perjudiciales. “Hay empresarios que han levantado el 100% de los ERTE y otros han contratado plantilla cara a agosto”, sostiene el dirigente de la asociación coruñesa.

Criminalización del sector
La asociación presentó en la mañana de ayer una queja ante la Consellería de Sanidade para denunciar las medidas ya que creen que las limitaciones de aforos u horarios “restringen derechos fundamentales” que solo se podrían efectuar, añade, “en estados de sitio, alarma o excepción declarados”. Los hosteleros coruñeses reprochan que estas medidas provocan su “criminalización” y causan “miseria y ansiedad” en un sector que, defienden, “lo único que intenta es sobrevivir a la catástrofe económica que amenaza a nuestras empresas”. De esta forma, piden que se aumenten “las medidas de rastreo” que consideran que sería “más efectivo” para controlar el virus. 

Desde una de las zonas más demandadas por los ciudadanos para acudir a cenar o tomar algo, el portavoz de los hosteleros de La Marina, Antón Sáez, se mostraba ayer pesimista sobre el futuro más inmediato de los establecimientos. “Un 98% lo está haciendo muy bien, pero si ya hablábamos durante el confinamiento de que posiblemente el 20 o 30% del sector cerrase, ahora mismo hay mucha más gente planteándose cerrar, incluso locales que funcionan bien, y es que no pueden aguantar porque tienen que pagar alquiler y hay mucha plantilla”, reconoce. Este desánimo viene respaldado por las malas sensaciones que ha dejado el primer fin de semana de restricciones y el malestar por “tomar solo medidas contra la hostelería”.

“Hubo algunas cancelaciones en reservas, pero sobre todo mucha menos afluencia de público. Si sales cenar en verano, lo haces más tarde y no te da tiempo a comer tranquilamente, tomar algo, pedir postre, etc.”, asegura Sáez, y añade que “tenemos tickets más bajos y una sensación de que la gente no quiere venir a tomar algo para que no tengan que levantarse de la mesa con prisas a las 00.30 horas”, concluye.

Los hosteleros coruñeses piden al TSXG la suspensión de las restricciones de la Xunta al sector