Los epidemiólogos alertan contra los “atajos éticos” por las prisas

Un investigador carga una jeringuilla con la vacuna de Pfizer | aec
|

El presidente del Comité de Ética de la Investigación del Instituto de Salud Carlos III, Fernando García, considera que la carrera por lograr una vacuna contra el Covid “no justifica atajos éticos” y advierte de que “idealmente” una “buena vacuna” tendría que contemplar ensayos clínicos en personas mayores.

En una entrevista este epidemiólogo, que admite que este ha sido el proceso de estudio de vacunas “más rápido de la historia”, sostiene que muchos ensayos clínicos se realizan en poblaciones adultas y jóvenes, sin enfermedades asociadas, que luego se extrapolan al colectivo de mayores “y se piensa que va a ir igual, pero este salto al vacío puede ser muy arriesgado”.

 

De  primera mano

García, máster en Epidemiología por la universidad Johns Hopkins, reconoce que “le falta información de primera mano” para hacer una evaluación de las vacunas: “Sabemos que son muy eficaces por las notas de prensa de las compañías farmacéuticas pero no hay información publicada en las revistas científicas”.

Este epidemiólogo explica que, hasta ahora, para los ensayos clínicos se han reclutado grupos de 40.000 personas. Estos ensayos permiten conocer la seguridad de la vacuna en el corto plazo y los efectos adversos frecuentes pero “se desconocen los infrecuentes”, y eso solo se sabrá cuando el fármaco se administre a cientos de miles de personas.

“Nos dicen que hay pocos efectos adversos pero -insiste- me gustaría conocerlo de primera mano, es decir, mediante publicaciones científicas”.

 

Pelea entre compañías

Este experto se muestra “preocupado” por las “peleas” entre las compañías farmacéuticas para conseguir el mejor mercado “y situar su producto por delante de los demás y con precios que no son transparentes”.

“Han visto que es un mercado muy cuantioso y está en la propia naturaleza de las compañías competir y ver quien se lleva la mejor porción”, dice.

García considera que los gobiernos, “que han dado mucho dinero para la investigación en vacunas”, deberían exigir que hubiera “mucha más coordinación en la investigación”.

“No se trata de una competición de quién llega el primero, sino de una investigación cooperativa”, asevera.

También propone que, una vez estén en el mercado, se pongan condiciones en su comercialización respecto al precio y al derecho de patentes.

Y si se dispone de vacunas, no tiene sentido de que se vacunen los países de ingresos altos y no se inmunice a las naciones con ingresos bajos o medios.

A modo de ejemplo, García informa de que en EEUU y Canadá disponen de ocho y nueve dosis por persona frente a Bangladesh que, hoy por hoy, cuenta con cero dosis por habitante.

“Mientras no se vacune todo el mundo no habrá control de la pandemia y todo esto, suponiendo que las vacunas sean eficaces y otorguen una inmunidad duradera. Aunque sea por egoísmo es necesario que se vacune todo el mundo”, asegura.

 

El negocio de los test

“Hay mucho negocio. Las propias PCR que se exigen a los compatriotas que vuelven a casa por Navidad son cuestionables”, en opinión de este epidemiólogo, dado que “los que vienen de fuera son un porcentaje ínfimo”.

García cree que “hay muchos intentando sacar tajada”, por lo que las autoridades deberían asegurarse de que todas las pruebas diagnósticas tengan unos niveles mínimos de calidad.

“El que no corre, vuela. Ha habido mucha competencia entre compañías”, insiste. Este experto también se refiere al acopio de medios que se hizo en el principio de la pandemia.

Y sobre el hecho de que las farmacias puedan vender test de autodiagnóstico, García tiene “muchas dudas” y considera que el lugar para detectar una infección es el hospital o el centro

de salud.

Los epidemiólogos alertan contra los “atajos éticos” por las prisas