Las protestas del sector de la limpieza y de Endesa, Gamesa y Alu Ibérica colapsan la ciudad

Las plantillas de las tres plantas industriales marcharon conjuntamente hasta la Subdelegación del Gobierno | javier alborés
|

Dos protestas, la del sector de limpiadores y la de los trabajadores de Endesa, Gamesa y Alu Ibérica, colapsaron ayer el centro de la ciudad, provocando intensas retenciones en los accesos a la urbe y otras localizaciones como la plaza de Ourense, los Cantones o la Rúa Nueva.

Unos 200 trabajadores de Endesa, Gamesa y Alu Ibérica exigieron al Gobierno central y a la Xunta el mantenimiento de los puestos de trabajo de las tres plantas y de sus empresas auxiliares para evitar un “desierto industrial” en Galicia.

Fue una marcha simbólica entre la Delegación y la Subdelegación del Gobierno en A Coruña. “Es una destrucción masiva de empleo en la industria”, denunció el secretario xeral de Industria de Comisiones Obreras, Víctor Ledo, a los medios antes de la protesta. El cierre de Gamesa, en As Somozas, supondrá el “despido inminente” de 215 trabajadores indefinidos, explicó, sumados a los numerosos del cierre de la central térmica de Endesa, en As Pontes.

Las centrales criticaron que el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, no les recibiera, tal como, dicen, habían pactado, “por motivos de agenda”. Fueron atendidos por la subdelegada, Pilar López-Rioboo.

Energías renovables
“Las multinacionales están haciendo lo que quieren y no cumpliendo los compromisos de potenciación de energías renovables”, criticó Ledo, que considera que la transición energética debe ser “justa” y con un objetivo: “El mantenimiento de los puestos de trabajo en las comarcas donde están sustentadas”.

Pilar López-Rioboo trasladó el “total compromiso” y “apoyo” del Ejecutivo central ante el anuncio de cierre de la central. La subdelegada informó a los empleados de que el próximo jueves será cuando se reúna la Mesa de Transición para evaluar y coordinar las actuaciones.

Convenio “digno” 
Personal del sector de la limpieza secundó una caravana de coches para exigir un convenio provincial “digno” en una movilización convocada por las centrales CIG, CCOO y UGT, que rechazó la congelación salarial que, según afirman, plantea la patronal.

Paulo Rubido, representante de la CIG, cifró en un centenar el número de coches convocados a esta protesta en el marco de las movilizaciones que están llevando a cabo ante la pretensión, añadió, de las empresas de “una congelación salarial con eliminación de derechos”.

Y es que las centrales sindicales denuncian la “inaplicación” de un artículo del convenio colectivo que reserva para trabajadoras a tiempo parcial las “vacantes” que haya para puestos a tiempo completo, así como el intento ahora de eliminarlo. A ello suman las discrepancias sobre los salarios ya que, en su caso, plantean un incremento con carácter retroactivo del 1,5%, con un aumento también para este año.
“Lamentamos las molestias, pero tenemos que visualizar la protesta”, aseguró el representante de la CIG, que apuntó que próximamente decidirán cuándo convocan una huelga, que tenían prevista para mediados del próximo mes de febrero.

Las protestas del sector de la limpieza y de Endesa, Gamesa y Alu Ibérica colapsan la ciudad