El Ayuntamiento ingresa el 80% del convenio de la FUCC y la obliga a pedir un crédito para pagar el resto

|

El Gobierno local ingresó ayer a la Federación Unión de Comercio Coruñesa (FUCC) el 80% del montante del convenio suscrito por ambas partes por el que el Ayuntamiento se comprometió a entregarles 126.500 euros para realizar actividades de promoción del comercio de proximidad. Sin embargo, ese dinero no es suficiente para hacer frente a las facturas pendientes de la entidad por la realización de acciones en el 2016 y, para no perder los fondos públicos por falta de justificación de los gastos, la FUCC ha tenido que solicitar un crédito por el 20% restante a una entidad bancaria.
La advertencia de la FUCC al Ejecutivo municipal sobre la necesidad de cobrar la subvención económica pactada antes de finalizar el año o se produciría una ruptura con el comercio surtió efecto a medias. Después de recordarle al Consistorio que si no le pagaba acabaría provocando la pérdida del convenio que este mismo suscribió, desde María Pita se ingresó ayer el 80% de los 126.500 euros comprometidos. 
“Estamos medio contentos, lo estaríamos más si a día de hoy nos hubiesen pagado el 100% porque hemos tenido que pedir una póliza de crédito por la diferencia con sus correspondientes intereses”, reveló la presidenta de la federación, Mariló Fernández. Es esa la única forma de poder justificar todo el pago de las facturas en 2016 para que el Ayuntamiento corrobore la realización de todos los proyectos y cierre el convenio con el pago del resto del dinero. 
El problema es que el préstamo bancario de unos 25.300 euros generará unos intereses que la FUCC tendrá que afrontar con los fondos que consiga en 2017, para cuando no está muy claro si existirá un convenio nominativo similar al de este año. 
El colectivo advierte al Ayuntamiento de que el adelanto del 80% debería haberse cobrado “en junio o julio” para enviar el dinero restante “antes de diciembre”. Así lo creen porque estos últimos días de año trabajarán a contrarreloj, compatibilizando las gestiones con sus negocios, para poder efectuar todos los pagos de las deudas que tenían pendientes antes del viernes.
Al margen de esta situación “penosa”, Fernández advierte de que la tardanza ha puesto en un punto “crítico” a las empresas con las que trabajaron.

El Ayuntamiento ingresa el 80% del convenio de la FUCC y la obliga a pedir un crédito para pagar el resto