Los Reyes Magos reparten alegría e ilusión por todos los barrios de la ciudad

La Cabalgata se dividió por todos los barrios de la ciudad en tres circuitos diferentes. Contó con el saludo de la alcaldesa, Inés Rey, en su punto de partida, en el Coliseum, para luego repartir sonrisas y alegría a los ni&nti
|

Los Reyes Magos hicieron de la ilusión un sentimiento común en todos los barrios de la ciudad. La tradicional cabalgata recorrió ayer cada distrito, pero en esta ocasión sin caramelos y con una dinámica muy diferente a la habitual. Tres carrozas descapotables llegaron a todas las zonas de la ciudad, sin provocar aglomeraciones, en las que Sus Majestades de Oriente, acompañados de los pajes, saludaron a los más pequeños que se encontraban expectantes en las aceras o en las ventanas de sus hogares y que se dejaban llevar por la música y la emoción.

Esta cabalgata, marcada por las restricciones provocadas por el Covid, partió del Coliseum, para llegar posteriormente a los puntos iniciales de cada recorrido. Allí estaba la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, que saludó a Melchor, Gaspar y Baltasar, que contaban con una prueba PCR previa y portaban mascarillas transparentes inclusivas. Rey también se acercó a los voluntarios que colaboraron en el dispositivo especial para que el paso de la cabalgata transcurriese sin incidentes. La regidora destacó que la idea de este año ha sido una forma de llegar a los coruñeses evitando que se produjesen agrupaciones de gente en las calles. “No queríamos que las niñas y niños se quedasen sin verlos y pensamos que yendo los Reyes Magos a donde estuviesen ellos sería muy emocionante y a la vez estaríamos respetando las medidas contra el Covid-19”, dijo. 

Así, Sus Majestades pasaron por primera vez por barrios como A Zapateira, Bens, Nostián o Feáns. Llegaron hasta San Pedro de Visma y se introdujeron por Los Rosales en dos recorridos, uno por la mañana y otro por la tarde. Además, Melchor, Gaspar y Baltasar se estrenaron en Xuxán, donde los esperaban esperando los más pequeños del nuevo barrio, para después dirigirse a Monelos, Eirís, Palavea y Novo Mesoiro.

Franjas horarias
Los Reyes Magos se dejaron ver en dos franjas horarias diferentes. La primera tuvo lugar entre las 11.00 y las 14.00 horas, cuando cada comitiva realizó el circuito asignado. Por la tarde, desde las 17.00 y hasta las 21.00 horas, se repitió el recorrido, de forma que los coruñeses tuvieron varias oportunidades para disfrutar de unas de las “cabalgatas más duraderas de toda la historia”, señalaron desde el Ayuntamiento.

El avance de las diferentes carrozas se pudo seguir en la web del Ayuntamiento y en sus redes sociales gracias a un mapa que mostraba la ubicación  en tiempo real. Por la tarde, ni el frío ni la oscuridad, ni siquiera la precipitaciones registradas en ciertos momentos consiguieron frenar la ilusión, y es que a su paso por cada calle, los niños corrían a saludar a Sus Majestades allá por donde pasaba su carroza. 

Los aplausos y la música sirvieron ayer de banda sonora a todos los vecinos de la ciudad, y es que, a falta de caramelos, las sonrisas estuvieron más presentes que nunca. Cerca de las 17.00 horas salieron desde el Coliseum, donde comenzaron a recorrer de nuevo todos los barrios. Si bien por la mañana pasaron por las calles con cierta rapidez, en la franja horaria de tarde trataron de frenar un poco más, pero siempre con la prioridad de que no se formasen aglomeraciones a su paso. No se produjeron atascos y el tráfico fue fluido en toda la ciudad, por lo que el dispositivo especial implantado ayer funcionó con total normalidad.

Municipios limítrofes
En el área metropolitana tampoco quisieron dejar pasar la oportunidad de alegrar la víspera del 6 de enero a los más pequeños de las casas. En algunos municipios hubo incluso recepción con cita previa, aunque los desfiles fueron la alternativa predominante. En Carral y Cambre hubo, incluso, la opción de realizar videollamadas con los Reyes Magos.

En Arteixo también se decidió adaptar la visita de Sus Majestades a los tiempos actuales de pandemia, por lo que, en lugar de sus habituales cabalgatas por las parroquias rurales y el núcleo de Arteixo, hubo una recepción real en la explanada cubierta del Campo da Festa. Esta contó con un circuito seguro para que los niños pudiesen saludar a los Reyes Magos desde la distancia. En Betanzos, los Reyes recibieron a los pequeños en las pistas polideportivas cubiertas de O Carregal, donde se instaló un trono.

Más recorridos
En el caso de Abegondo, desde las 15.30 horas, Sus Majestades de Oriente recorrieron todas las parroquias del municipio subidos en un coche histórico. Al final del desfile, hubo una recepción en el polideportivo, a la que se pudo acceder por unidad familiar. 

En Bergondo optaron por mantener la cabalgata, pero se alargó el trayecto hasta el final del término municipal para evitar aglomeraciones. Ocurrió lo mismo en Oleiros, donde hubo una cabalgata sin paradas que partió a las 16.00 horas y recorrió todas las parroquias. Carral y Cambre se decantaron por la vía telemática, con videollamadas en las que los niños pudieron trasladar sus demandas a los Reyes Magos. Sada, por su parte, realizó una yincana interactiva, con códigos QR y pistas que les ayudaron a encontrar a Melchor, Gaspar y Baltasar. Y en Miño hubo un recorrido por el municipio, y en Culleredo se contó con animación en las calles para la diversión al aire libre.  En Cambre, Culleredo y Arteixo los datos de natalidad son los más altos de la comarca en los últimos años, por lo que sus cabalgatas cosechan grandes éxitos.

Los Reyes Magos reparten alegría e ilusión por todos los barrios de la ciudad