“Cada vez hay más pacientes con cáncer de mama que buscan nuestra orientación”

ric aboga por no ocultar la enfermedad patricia g. fraga
|

Es una de las epidemias de este siglo, pero hay avances médicos o entidades que ayudan a sobrellevar mejor la enfermedad. La psicóloga de la Asociación Española contra el Cáncer, Palmira Ric, analizará hoy las claves para avanzar en el tratamiento a las pacientes de cáncer de mama.

El Senoforum es un congreso médico muy técnico, ¿cuál será su papel?
Voy a transmitir la voz de las pacientes. Me han invitado porque el apoyo psicológico es una demanda cada vez más creciente. Siempre ha sido importante, pero a medida que las pacientes sobreviven y quieren volver a su rutina hay una serie de momentos de adaptación que son difíciles. Hablaré sobre la orientación a la familia o a la paciente, porque una información adecuada hace que la calidad de vida de la mujer mejore y que se normalice un poco su situación. También daré unas pautas de habilidades a los médicos para tratar con las pacientes, porque no hay que olvidar que nuestro tiempo es distinto al suyo.

Cuando se recibe un diagnóstico de cáncer de mama, ¿cuáles son los sentimientos?
Hay una serie de emociones que se producen en todos los casos: el miedo, la culpa, la incertidumbre, la vulnerabilidad... En esas primeras horas todo el mundo se viene abajo y muchas veces no se entiende muy bien.

¿Por qué la culpa?
Por distintas situaciones. Por ejemplo, en los años 80 y 90 en muchos libros de autoayuda se decía que el cáncer dependía de la actitud y hay mucha gente que por su carácter no ha sido una mujer optimista y piensa que se lo ha provocado ella. Desde eso a personas que vieron un bulto, el miedo las paralizó y evitaron ir al médico. A veces puede suceder que se sientan culpables, porque a sus hijas les pueda tocar.

¿Todavía existe también la idea del estigma de los años 70?
En los últimos años ha habido una forma de afrontar la enfermedad por la que se da la cara, pero no es al 100%. Para la gente de una ciudad más grande es más fácil reconocerlo, porque es anónima, pero en los pueblos o con una situación problemática es más difícil. En el momento en que se controlen el 100% de los casos y nadie muera de cáncer de mama todo el mundo hablará.

Usted no se enfrenta a ese temor y conoce la situación, ¿hay una creciente incidencia de la enfermedad en A Coruña?
No tengo los datos médicos, pero lo que sí vemos es que hay más pacientes que buscan un apoyo y una orientación. En la prevención está la curación pero los cambios son lentos.

¿Tienen programas para que las pacientes se apoyen?
El nuestro tiene varias partes: una de ellas es cómo combatir la ansiedad y cómo tratar la sexualidad; otra de actividades y ocio y una tercera de apoyo social, porque hay personas cuya situación laboral empeora. Dependiendo del momento en que viene, la paciente se encuentra con una cosa u otra, porque si acaba de recibir un diagnóstico difícilmente va a querer esas actividades.

“Cada vez hay más pacientes con cáncer de mama que buscan nuestra orientación”