Las familias inauguran al sol la nueva zona del centro coruñés

El Ideal Gallego-2015-08-20-003-4777382f_1
|

Los primeros en invadir la nueva explanada de La Marina fueron los niños, que pusieron a prueba las zonas de juegos infantiles, correteando por las plataformas de los castillos y lanzándose por los toboganes. La mayor parte del público se deshacía en elogios hacia este nuevo espacio público que gana la ciudad en su zona más ceñida por el mar, aunque siempre había algún jubilado, de los más expertos en las cuestiones técnicas de la construcción, que señalaba las deficiencias de la obra recién inaugurada, como el pavimento cubierto de manchas de humedad.
“Esto es ‘pedra chorona’”, criticaba uno de ellos, examinando con mirada crítica el firme. Para él, las humedades que salpicaban todo era un signo inequívoco de que se había empleado piedra de mala calidad en la construcción. “La mitad de A Coruña está construida con piedra de la cantera de San Pedro, que es de mala calidad y cuando llueve, retiene el agua. Es una vergüenza”. Y como prueba, señaló que al otro lado de la calle, la acera junto a los soportales está construida en granito que no presenta esas manchas.

flores
Otra jubilada, apoyada en el brazo de su nieta, señaló otro defecto a Begoña Freire. La concejala del PP, que había acudido a La Marina para valorar la nueva zona de ocio, se vio en la tesitura de tener que defenderse de las quejas de la señora. “Quedaría mucho mejor si se pusieran flores”. 
Freire alegó problemas presupuestarios, pero la jubilada fue inflexible: “Esto no cuesta dinero, si hubieran echado semillas cuando plantaron el césped ya habría crecido ¿Sabe lo bonito que estaría todo con flores, la alegría que dan?”. La concejala aseguró que aquello estaba también previsto y la mujer, tras recordárselo una vez más, se marchó, perdiéndose la llegada, minutos después, del nuevo concejal de Urbanismo.

Las familias inauguran al sol la nueva zona del centro coruñés