Interior asume los fallos de coordinación el 22M y destituye a un mando de las UIP

GRA084. MADRID, 23/04/2014.- El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, junto al presidente de la Comisión de Interior del Congreso, Esteban González Pons (d), momentos antes de comparecer hoy ante dicha comisión
|

La Policía constató que hubo fallos de coordinación en el dispositivo policial de las Marchas de la Dignidad del 22 de marzo, unos errores que han motivado el relevo del jefe de la primera Unidad de Intervención Policial (UIP) de Madrid y ha obligado a Interior a reorganizar los antidisturbios.
Son las consecuencias de la investigación interna que abrió la Policía tras unos incidentes que acabaron con 101 heridos, de los cuales 67 eran policías, y de la que ayer dio cuenta en la comisión de Interior del Congreso el director general de la Policía, Ignacio Cosidó.
Aunque de la actuación policial no se derivan responsabilidades disciplinarias, Cosidó quiso que para restaurar la “plena confianza” de los antidisturbios en la cadena de mando, sea relevado el jefe de las UIP de Madrid, Javier Virseda, que apenas llevaba tres meses en el puesto.

acorralados
Ese día los violentos consiguieron acorralar a un subgrupo de UIP, que se quedó aislado a la altura del paseo de Recoletos y fue objeto de la acción de los radicales sin que llegaran refuerzos para auxiliarles.
Cosidó dejó claro que la investigación no ha detectado fallos en el diseño ni el despliegue del operativo –el mayor establecido para este tipo de convocatorias con 1.512 agentes de las UIP y 167 de las UPR–, pero sí “algún fallo de coordinación y comunicación” en el transcurso de los violentos altercados.
Fallos que impidieronque las decisiones pudieran trasladarse de la forma cohesionada y con la rapidez suficiente al grupo que quedó aislado, lo que “propició que se eliminara su capacidad de anticipación y sufriera un número de heridos inaceptable”.
Y entre esos errores, Ignacio Cosidó citó la irrupción de un camión de bomberos desplazado para apagar una barricada y de cuya presencia no informaron los agentes que debían hacerlo. El vehículo fue utilizado por los violentos como parapeto e, incluso, partió en dos el dispositivo policial.
Para evitar que vuelva a suceder y ante la escalada de violencia que la Policía está detectando, Interior ha decidido, además del relevo de Virseda, establecer un protocolo con el Ayuntamiento de Madrid para mejorar la coordinación con los servicios de emergencia, remodelar la estructura de las UIP y dotar a los agentes de mejores medios de protección, con un coste de medio millón de euros.
De entre esos cambios, Cosidó resaltó la creación de un grupo de intervención inmediata con agentes especialmente cualificados y dotado con vehículos más ligeros para que puedan intervenir de forma rápida ante situaciones de graves disturbios como los del 22M y en apoyo del resto de las unidades. n

Interior asume los fallos de coordinación el 22M y destituye a un mando de las UIP