La descarga de carbón baja en Ferrol en el primer semestre al nivel de 2011

la terminal de caneliñas entró en operación comercial en febrero del año 2010 d. alexandre
|

El principal tráfico portuario de Ferrol, el carbón que se importa para su transformación en la central térmica de Endesa en As Pontes, cerró el primer semestre del año con un balance similar al del mismo periodo del año 2011, con 1,3 millones de toneladas descargadas en diez buques.
La cifra se queda muy lejos de la del año pasado, el del récord de descargas –con más de cinco millones en total–, en el que a la misma altura del ejercicio se habían superado los 2.750.000 de Tm. en veintitrés “buckcarrier”.
Aunque el volumen de entradas es prácticamente el mismo que el de hace dos años, las perspectivas de cara al segundo semestres son, desde luego, mucho menos halagüeñas. De hecho, cabe recordar que fue precisamente en el ecuador de aquel año cuando se produjo el punto de inflexión en la entonces limitada actividad portuaria y se inició el despegue que llevaría a Ferrol-San Cibrao a concluir el año con resultados mensuales medios de 1,1 millones de toneladas descargadas. Esa tendencia se mantuvo durante todo el 2012 y fue así como se rompió el techo de tráfico del Puerto, superando los 13,7 millones anuales y situándose en la undécima posición del sistema estatal y la primera gallega, por delante de A Coruña.
Esta segunda mitad del año  no será igual. La dársena exterior de Caneliñas recibirá hoy el segundo carbonero del mes, cuando la media de los buenos tiempos era de tres. Además, las previsiones que maneja Endesa no invitan al optimismo. Aunque la compañía energética no ha querido dar cifras y prefiere esperar a ver cómo evoluciona el mercado y, particularmente, la demanda, existe la convicción de que, en el mejor de los casos, podría superarse ligeramente la cifra de 1,3 millones del primer semestre.
Hay varios factores que explican la situación. El primero, aunque no el más importante, tiene que ver con las repercusiones de la crisis económica en el consumo energético, que ha se ha retraído pese a las condiciones meteorológicas de los seis primeros meses del año. Precisamente el mal tiempo ha relegado a un plano muy secundario la demanda de energía generada con combustibles fósiles. Las intensas lluvias y los fuertes vientos han dado mayor protagonismo a la hidroeléctrica y la eólica en el “mix” energético estatal.

más impuestos
También en contra del carbón ha jugado la legislación que el Gobierno central ha impulsado a lo largo de los últimos meses. Así, la aprobación en diciembre de 2012 de la denominada Ley de Medidas Fiscales para la Sostenibilidad Energética, supuso la creación de un nuevo impuesto, el del valor de la producción de la energía eléctrica, además de la modificación de los tipos impositivos para el gas natural y el carbón. De este modo, se establece un recargo del 7% del importe total que corresponde percibir al contribuyente, en este caso la empresa, por la generación e incorporación de electricidad a la red general. A esto hay que añadir el denominado “céntimo verde”, que grava en mayor medida  a las fuentes de energía no renovables. 

La descarga de carbón baja en Ferrol en el primer semestre al nivel de 2011