Arteixo dará un año a los bares para adaptar las terrazas a la ordenanza

El Ayuntamiento afirma que el criterio de la ordenanza será “dejar libre la vía pública” pedro puig
|

Aunque en agosto se fijaban septiembre para dar el impulso definitivo a la ordenanza de terrazas, a fecha de hoy, desde el Ayuntamiento de Arteixo señalan que los técnicos continúan con su redacción. Eso sí, desde la Concejalía de Urbanismo señalan que algunos aspectos están muy claros. Para empezar, su intención de que los hosteleros tengan tiempo suficiente para que sus instalaciones respeten la norma, por lo que tendrán un año para adaptarse a ella.
“El criterio básico es dejar libre la vía pública”, apuntan desde el gobierno local. Por ello, establecerán dos opciones: o que se cupe la zona de aparcamientos o la acera, en ningún caso las dos áreas. Si el bar en cuestión opta por el espacio para peatones, entonces tendrá que construir “una plataforma para facilitar el paso de los viandantes”.
Se refieren en todo momento a las construcciones varias que hay por todo el municipio. Una especie de módulos cerrados por tres lados y con techo. Sin una normativa al respecto, cada hostelero se ha valido de su propio criterio para decidir el tamaño y la estructura de estos elementos.
Un hecho que ha provocado en alguna ocasión que la oposición pidiese al gobierno local que tomase cartas en el asunto, porque alguna de estas infraestructuras “son un despropósito”, como señalaba el portavoz socialista, Martín Seco en el pleno de agosto.
Fue en ese momento cuando el gobierno local anunció que redactaría una ordenanza de terrazas y fijaban septiembre como el mes clave para empezar a negociar con los bares. De momento, no hay fecha para esa comisión.

Precio
A priori, parece que no se establecerán precios nuevos en dicho texto. Según explican desde el gobierno local, la tasa anual que tendrán que pagar es la misma que ahora, en concepto de ocupación de la vía pública y atendiendo a la superficie. Desde 1998, Arteixo cuenta con una tasa por mesas, sillas, tribunas o similares.
Además, los bares tienen que pagar un impuesto municipal a mayores, el ICIO (construcciones, instalaciones y obra). En este caso, solo afectaría a aquellos que tienen una de esas infraestructuras para dar cobijo al mobiliario. Apuntan desde el Ayuntamiento que se trata de una tasa por realizar una obra menor. 

Arteixo dará un año a los bares para adaptar las terrazas a la ordenanza