Feijóo llama a la unión en su primer acto institucional tras ser reelegido

|

El presidente en funciones de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, señaló ayer que en Galicia “somos reacios a fronteras materiales y espirituales” y defendió la singularidad de la comunidad, aunque apuntó que “la defensa de lo propio no se hace separando, sino uniendo” y añadió que se es más fuerte cuando más se coopera con otros pueblos de España y Europa.

Así lo manifestó el presidente gallego, recoge Efe, en un acto institucional para conmemorar el 25 aniversario de la declaración del Camino de Santiago como primer itinerario cultural del Consejo de Europa.

 

la albacea de europa

Núñez Feijóo señaló que Galicia es “la albacea de Europa” y que quien quiera conocer la herencia de los proyectos “de vida en común más hermosos de la historia ha de venir a Santiago”.

Comentó que la catedral compostelana “no es homogénea, como tampoco lo es Europa” y dijo que en el templo hay huellas de diferentes estilos y en ella desembocan culturas o vivencias que crearon el monumento.

El presidente de
la Xunta invita a “defender lo propio” desde la unidad y no con la separación

Europa “es también un destino, donde cada pueblo, cada región y cada individuo dejan su sello”. Por el Camino de Santiago, sostuvo, el peregrino toma conciencia “de que juntos se camina mejor, de que juntos se superan mejor los obstáculos, se llega antes a la meta”.

A juicio de Núñez Feijóo, esta ruta de peregrinación muestra que “la insolidaridad es inútil, porque nos vuelve inermes ante los peligros que nos acechan” y citó al autor gallego Gonzalo Torrente Ballester.

Núñez Feijóo se refirió a que la Galicia “milenaria” ha “hospedado” el primer europeísmo y ayudó a forjar lazos. Al estar situada “en el fin de la tierra antes conocida” quiso ser, dijo, “el principio de una realidad nueva que trascendiera guerras, conflictos” .

El jefe del Ejecutivo gallego indicó a este respecto que la Galicia de hoy “tampoco ha olvidado esa misión que le asignó la historia” y mientras la catedral ha sido el reflejo “de la Europa soñada”, la comunidad actual “es una micro Europa en la que se dan la mano diversidad y armonía”.

“Somos un pueblo antiguo, precisó Núñez Feijóo, con rasgos propios, dotado de una identidad inconfundible, poseedor de una lengua usada por reyes que se llamaron sabios”, apostilló.

Sin embargo, señaló, todas estas características “no nos llevan a observar nuestro entorno como una amenaza, o ver lo diferente con hostilidad”, sino que “nuestra forma de ser nos lleva a pensar que somos más fuertes cuanto más cooperamos con los demás pueblos que forman España y Europa”.

Los gallegos, enfatizó, “somos reacios a las fronteras materiales y espirituales; si fuimos los primeros en derribar los muros que aislaban a los europeos del pasado, ahora queremos estar con los que creen que la defensa de lo propio no se hace separando, sino uniendo”. n

 

Feijóo llama a la unión en su primer acto institucional tras ser reelegido