El Partido Popular lleva ante la Fiscalía la compra de pisos a un afín a la Marea

15 febrero 2018 / 24 febrero 2018 página 7 / 23 marzo 2018 página 3 / 11 abril 2018 página 3 / 06 mayo 2018 página 25 / 24 mayo 2018 página 7 / 23 septiembre 2018 página 4 A Coruña.- Las razones de la Marea
|


La formación dio un paso más de esta manera en sus críticas al Ayuntamiento por este proceso y sigue el mismo camino que con la adjudicación de la antigua prisión a Proxecto Cárcere. Así, defienden que se deben depurar responsabilidades tanto políticas como penales.
“En los hechos que se detallan se puede observar que los miembros de la junta de gobierno local incurren en una clara y evidente ilegalidad, constitutiva de reproche penal”, explicó Rosa Gallego. La portavoz del Partido Popular avanzó que presentaron ante el Ministerio Público los expedientes relativos a estos dos pisos adquiridos en el programa municipal de compra de vivienda.
Gallego destacó que la denuncia va dirigida a los “representantes políticos y no a los funcionarios”. En concreto, detalló que el escrito presentado se centra en los concejales Xiao Varela y Alberto Lema, el primero como responsable del proceso y al segundo por ser quien firmó la compraventa de los dos inmuebles.
Sin embargo, la portavoz de la formación popular explicó que van más allá y en la denuncia se incluye también al alcalde, Xulio Ferreiro, por ser “conocedor del proceso” y al que acusan de “pasividad”. Además, también incluyen al resto de concejales de la junta de gobierno local por la misma circunstancia que el regidor.

Trato de favor
Rosa Gallego insistió en que “las bases del concurso se incumplieron claramente y se conculcó la libre concurrencia”. Así, aseguró que al vendedor de los dos pisos, a quien se le pagó algo más de 145.000 euros, se le dio un “manifiesto trato de favor” y recordó que se trata de un afín a la Marea, fue contratado por el edil Alberto Lema para un programa municipal, compartió cartel con el alcalde y otros miembros del equipo de gobierno en un acto y fue impulsor de la formación.
La denuncia presentada ante la Fiscalía se produce después de que el grupo municipal popular considere que haya hecho “todo” lo que está en su mano en el plano político.
El PP lleva desde el pasado mes de enero señalando que había aspectos irregulares en el proceso de compra de estos dos pisos y por ello convocó en tres ocasiones la Comisión de Transparencia y forzó la celebración de dos plenos extraordinarios.
El primero tuvo que ser convocado por el secretario municipal ya que el Gobierno local agotó el tiempo para ello. La corporación aprobó en esa sesión que se enviase el expediente del proceso al Consello Consultivo para que dictaminase si se respetaron las bases o si debía ser anulado, como así sucedió finalmente de acuerdo a unos informes “demoledores” según el PP. 
Mientras, el segundo pleno extraordinario fue para solicitar las dimisiones de los concejales Xiao Varela y Alberto Lema, una postura defendida por los tres grupos de la oposición pero que no se ha cumplido e incluso Xulio Ferreiro apostó por la continuidad de ambos, aunque Varela aseguró haber presentado su dimisión al regidor, que la rechazó. De hecho, hasta el momento la única dimisión que se produjo es la de la jefa de servicio de Vivienda.
Desde el Gobierno municipal se aseguró en primer lugar que el proceso no incluía ninguna irregularidad, aunque con el paso de las semanas acabó reconociendo que había errores administrativos, señalando a los funcionarios encargados del proceso como los responsables, algo que despertó el malestar entre los trabajadores municipales.

Irregularidades
Desde que se destapó la polémica se han ido conociendo distintas irregularidades en los pisos comprados al afín a la Marea, uno de ellos en la calle de Joaquín Martín Martínez y otro en la de Santander.
La Comisión de Transparencia observó que en ambos casos se producen algunos incumplimientos que coinciden, como no contar con la superficie útil mínima exigida para las viviendas de dos dormitorios, que el vendedor no era el titular registral de la totalidad del inmueble cuando presentó la oferta, no cumplir con requerimientos de subsanación o la divergencia en los datos contenidos en las declaraciones responsables presentadas por el ofertante. En el de la calle de Santander también se explica que no cuenta con dos huecos de luz a la vía pública, una característica imprescindible según las condiciones del piso.
Mientras, en el caso del piso de la calle de Joaquín Martín Martínez se enumeraron más irregularidades, una de las más destacadas que en el momento en el que se presentó la oferta figuraba como local comercial en la escritura y en el Registro de la Propiedad y también así se recoge también en la compraventa municipal. Mientras, en el Catastro aparece como oficina, aunque el programa iba dirigido solo a viviendas, y el dormitorio principal no reúne la superficie mínima.

El Partido Popular lleva ante la Fiscalía la compra de pisos a un afín a la Marea