Aliseda construirá en un solar de la avenida de Finisterre abandonado durante años

|

Desde hace años, los vecinos de la avenida de Finisterre vienen denunciando las incomodidades provocadas por un solar situado en el número 178. Unas estructuras de apoyo sostienen precariamente el edificio de al lado, que ve amenazado su integridad pero, además, el problema de las ratas y del agua estancada afectaba a la salubridad. Ayer, la Inmobiliaria Aliseda, del Banco Popular, anunció que esperan comenzar a construir una promoción de 18 viviendas este mismo verano, terminando definitivamente con el problema. 
Pero todo depende de que reciban la licencia municipal para ponerse a construir, según explicó el director territorial, Gabriel Arias. “El proyecto está presentado, hemos solicitado la licencia desde hace meses. Ahora mismo saldrá la licitación a las empresas constructoras”. A menos que tenga que llevar a cabo alguna modificación en el proyecto, calculan dos meses para la licitación y a mediados de agosto escogerán a la constructora y empezarán a trabajar “ya” en el solar. 
Un “tema conflictivo” 
Aunque el proyecto de 18 viviendas tardará unos tres años en finalizarse, con las consiguientes molestias de las obras, a los vecinos les queda el consuelo de que desaparecerá ese problemático solar. También a la Concejalía de Regeneración Urbana había requerido en varias ocasiones a la empresa para que adoptara medidas. El propio Arias reconoció que fue “un tema conflictivo” y que precisamente por eso ha pedido al Ayuntamiento que “a ver si acelera al máximo los trámites”.
Por parte de Aliseda Inmobiliaria, el responsable regional asegura que cumplieron con sus deberes: no solamente achicaron el agua acumulada en el fondo del terreno, sino también que habían vallado de forma más segura el perímetro para impedir la entrada y salida de ratas y gatos. Sin embargo, se negaron a la sugerencia del Ayuntamiento de colmatar el hueco. Según Arias, la propuesta no tenía sentido: “O ibas compactándolo o eso no ayuda a afianzar los edificios colindantes. La mejor manera de asegurarlos es construir un nuevo edificio”. 
Una vez haya finalizado la construcción, en la inmobiliaria están seguros de que pronto le darán salida a los pisos. “Existe una demanda estancada de nueva vivienda. Además, la gente quiere comprar pisos, pero no en cualquier parte, no es como antes. Ahora quiere comprar en el centro”, aseguró Arias, que considera que la situación del solar es la apropiada para resultar atractiva para los posibles compradores. 
El representante de Aliseda aseguró que la grave situación financiera del Popular, que no ha dejado de caer en la Bolsa, no ha afectado las hipotecas: la mayoría de las ventas se financian por el Banco Popular. “Entendemos que no le vemos ningún problema, y no creemos que lo vayamos a tener”, comentó. l

Aliseda construirá en un solar de la avenida de Finisterre abandonado durante años