Roban en dos trasteros en el edificio problemático de Novo Mesoiro

El Ideal Gallego-2016-01-10-007-27d04da3
|

Los vecinos del número 17 de la calle de Ribeira Sacra, en Novo Mesoiro, descubrieron el viernes que alguien había irrumpido en dos de los trasteros y los había saqueado, llevándose todo lo que había encontrado de valor. “Lo normal”, fue el lacónico comentario del presiente de la comunidad, Javier Mañana. Porque este portal, junto con el 15, 19 y 21, lleva años soportando problemas de convivencia, y Mañana está convencido de que los responsable son algunos de los vecinos que ve cada día. 
Estos son inquilinos de la Xunta, que viven en pisos de alquiler social. La comunidad les acusa de todo: de amenazas, de tráfico de drogas y de vandalismo, de ensuciar las zonas comunes e incluso de incendio provocado en uno de los trasteros. Porque los afectados están convencidos de que el fuego que se declaró el 13 de noviembre y que calcinó uno de los cuartos fue provocado.
El incidente dejó sin luz parte de los sótanos, incluido en el que se encuentran los trasteros que han sido robados. “Hoy (por ayer) los propietarios fueron a presentar la denuncia a la Policía Nacional”, explica Mañana. No había nada especialmente valioso en ellos: ropa, cojines, baldas de armarios... Para apropiarse de todo ello, rompieron las puertas a base de fuerza de bruta, y una quedó doblada. 
Se da la casualidad de que los inquilinos del IGVS (Instituto Galego de Vivenda e Solo), son más problemáticos que los okupas, de los que también está surtida la comunidad. El instituto ya anunció que tomaría medidas legales para expulsar a los okupas, y precintó los pisos vacíos para evitar nuevos allanamientos, pero todavía no ha dicho ni una palabra acerca de sus inquilinos.
El problema va más allá del edificio. En los últimos años se han sucedido una serie de incidentes en el barrio de Novo Mesoiro que ha llevado a los vecinos  llevado a pedir más seguridad: allanamientos en portales, robos en los coches estacionados en garajes, actos vandálicos... Y todo indica que está relacionado, directa o indirectamente, con los residentes menos considerados de estos cuatro número de Ribeira Sacra. Se ha incrementado el número de patrullas de la Policía Local que recurren el barrio, en un intento de disuadir a vándalos y ladrones de actuar en el barrio. 
“Lo que nosotros querríamos es que vinieran nuevos inquilinos, pero con un perfil más variado, como universitarios”, explicó el presidente de la asociación de vecinos, José Aller. Pero por el momento, no parece que ese deseo se vaya a cumplir, dada la “pasividad”, dicen, de la Xunta.

Roban en dos trasteros en el edificio problemático de Novo Mesoiro