Xunta y Ayuntamiento afirman que el canon bibliotecario no traerá recortes

20 septiembre 2013 página 14 A Coruña.- La biblioteca del Fórum Metropolitano acogió ayer el taller "A dibujar con Marcopola" para niños de entre 6 y 10 años con el que los niños aprendía de la mano
|

El decreto aprobado el pasado 1 de agosto por el Gobierno central que obliga a las bibliotecas de los municipios con más de 5.000 habitantes a pagar por el préstamo de libros supondrá un handicap a las que ya hacían números para poder subsistir en el ecosistema.
En el caso de los centros coruñeses de titularidad municipal será el Ayuntamiento quien afronte este nuevo gravamen, de la misma forma que en la González Garcés, la Administración del Estado será la pagadora oficial de una medida que, según el Gobierno autonómico, no traerá consigo recortes en la adquisición de nuevos ejemplares que sumar a los fondos almacenados en Elviña.
Ante la denegación del permiso para hablar directamente con la propia directora del edificio sobre cómo les afectará la entrada en vigor de esta remuneración a los autores de los títulos, la Consellería de Cultura manifestaba a través de un comunicado su postura de seguir impulsado al mismo ritmo “as coleccións das bibliotecas nodais, entre as que se atopa a González Garcés”.
Por su parte, desde María Pita reiteran que la nueva normativa no provocará cambios en el servicio prestado ni repercutirá en el bolsillo de los usuarios. En este sentido, aseguran fuentes municipales que la cantidad no es significativa y que seguirán funcionando como hasta ahora sin que los socios tengan que abonar dinero para solicitar un préstamo.
En otra orden de centros, la incógnita del qué pasará se presenta como un peligro añadido a la complicada situación de seguir en pie de muchas entidades. Como ejemplo, la biblioteca que levantan entre todos los vecinos de Monte Alto en el campo de Marte. El presidente del colectivo, Alberte Fernández, afirmaba desconocer si el impuesto les afectará porque solo tienen 7.000 volúmenes en las estanterías, pero su intención será la de tomar medidas de presión ante lo que califica como una amenaza para la cultura.
Y es que Alberte recuerda que hay centros con 100 y 200 libros que igual no podrán afrontar el gasto de una decisión que viene de Bruselas y “que a ninguén lle entra na cabeza”. Para el responsable, la razón de instaurar algo así procede de intereses oscuros por parte de los parlamentarios europeos y responde a la línea privatizadora de los populares, en la que incluye las becas que han convertido en préstamos para los universitarios.
Las bibliotecas deberían ser primordiales en cualquier tipo de sociedad, “un punto onde todos podemos consultar libros que igual non podemos adquirir por motivos económicos” y donde los estudiosos tienen su epicentro de investigación.
En internet, la plataforma No al préstamo de pago cuelga las opiniones de detractores sobre las posibles consecuencias de una norma a la que los titulares de las principales bibliotecas coruñesas le quitan importancia. En este sentido, Izquierda Unida comenzaba una recogida de firmas y el BNG presentaba en el pasado pleno una moción de censura para que Carlos Negreira se postulase acerca del decreto, algo que no se debatió porque no se alcanzó la mayoría.

Xunta y Ayuntamiento afirman que el canon bibliotecario no traerá recortes