Los independentistas negarán su voto al pacto que propone Podemos

Copia de El Ideal Gallego-2016-01-30-028-8f549dbb
|

El portavoz de Democracia y Libertad en el Congreso, Francesc Homs, aseguró ayer tras su entrevista con el rey, que tiene la impresión de que el proceso para la investidura “va para largo” y que reiteró ante el jefe del Estado que, de momento, su voto ante un eventual Gobierno entre el PSOE y Podemos sería negativo.
A diferencia de lo que hizo la semana pasada tras su primera audiencia con el monarca dentro de la ronda de contactos para buscar un candidato a la investidura, en esta ocasión Homs no ofreció una rueda de prensa para explicar esa cita, sino que se ha limitado a informar a través de dos mensajes publicados en su cuenta de Twitter.
“Tengo la impresión de que va para largo. Tenemos que estar atentos, pero nosotros tenemos que seguir nuestro camino”, comentó el que fuera portavoz del Gobierno de Artur Mas en la pasada legislatura.
Asimismo, aseguró que, como ya había adelanto, le ha comunicado al jefe del Estado que, con los datos que hay hasta ahora sobre la mesa, los ocho diputados de Democracia y Libertad votarán que no ante un eventual acuerdo de gobierno entre el PSOE y Podemos. “Del PP, ni hablamos”, añadió.
Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, César Luena, aseguró ayer que el PSOE no va a buscar el apoyo de los independentistas para que Pedro Sánchez sea investido presidente, pero admitió que no le puede fijar el sentido del voto a nadie.
“Nosotros vamos a hablar con todos, pero ni buscamos ni queremos el apoyo de los independentistas. Ahora, como comprenderá no le puedo fijar el sentido del voto a nadie, salvo al PSOE”, dijo, en una entrevista en RNE.
En todo caso, cree que “lo normal” sería que el rey volviese a encargar al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, la formación de un nuevo Ejecutivo, y que este vaya al debate de investidura o abandone la política.

el hombre que dijo no
A su juicio, con su decisión de declinar la primera petición del rey, Rajoy puso el proceso en un “limbo dudosamente constitucional” y “pasará a la historia como el hombre que dijo no al rey de España”. Luena recordó que Rajoy pasa por ser “un superviviente”, pero avisó de que “esto no va de la supervivencia de Rajoy, sino de la estabilidad de España”.
En cuanto a qué sucederá si el rey se lo encarga a Sánchez, insistió en que en tal caso el PSOE va a “asumir la responsabilidad” y a “hablar con todas las fuerzas políticas”, pero cuando le toque.
“Esa responsabilidad no se pide, se otorga de acuerdo con nuestra Constitución y nosotros la asumiremos porque creemos que la legislatura tiene que empezar”, dijo. A su modo de ver, los ciudadanos quieren que empiece la legislatura y se resuelvan sus problemas, no otra campaña electoral.
Preguntado por su posición sobre el modelo territorial, respondió que el principal problema que tiene España es “el desempleo y una situación de muchísima angustia de numerosas familias, y añadió que “la convivencia territorial, más que problema es una realidad en permanente discusión” y defendió la reforma federal de la Constitución.
Para Luena, España, que es “posiblemente la nación más vieja del mundo” tiene experiencia para utilizar las instituciones y el debate político “no para debilitar la convivencia, sino para fortalecerla”.
En cuanto al PNV, dijo que no sabe cómo se definen ellos pero cree que, después de la “aventura fallida” del plan Ibarretxe, el partido ha apostado por “el autonomismo y el autogobierno en el País Vasco”.
Luena avisó a Podemos, tras su “numerito” del viernes, de que el reparto de ministerios en un Gobierno es “lo último” en una negociación y, en todo caso, que los ministerios no se comparten, sino que quien los designa y reparte es el presidente del Gobierno. Preguntado si en caso de un acuerdo este se pondrá por escrito, respondió que “las palabras vuelan y lo escrito permanece”.
Y aunque reconoció que el PSOE tiene muchas diferencias con Podemos –pese a que estos han “adaptado su programa dos o tres veces” y seguramente se hayan acercado–, apostó por mirar más bien en qué pueden estar de acuerdo. “La cultura del pacto es la de la cesión”, recordó.
Luena afrimó que tendrá que ser al Mesa del Congreso quien se pronuncie sobre si se cambia la asignación de escaños en el Congreso. Recordo que parece que por el momento hay “una mayoría amplia” que defiende el reparto actual.
Además, aprovechó para decir que con la operación “Taula” afloró lo que se intuía, y es que “las dos terminales del sistema de supuesta corrupción y financiación ilegal del PP de Madrid y Valencia, estaban ahí, y estaban muy conectadas con Rajoy”. 
“Hemos pasado, con cierto estupor de la sociedad española, del “Luis se fuerte, hacemos lo que podemos” al “Alfonso, coño, te quiero”, recordó. 

Los independentistas negarán su voto al pacto que propone Podemos