El PPdeG modifica en solitario la ley para ampliar los horarios comerciales

puy y feijóo conversan en presencia de rodríguez arias durante la sesión plenaria del parlamento
|

El Parlamento aprobó ayer, con los únicos votos del PPdeG y la oposición del resto de grupos, la reforma de la ley de horarios comerciales, que supone una adaptación a la norma estatal y que la oposición cree perjudica al pequeño comercio y solo beneficia a las grandes áreas.

La reforma fue aprobada por el trámite de lectura única, lo que también mereció el reproche de la oposición, cuyos representantes vieron que se había hurtado un debate en profundidad sobre este asunto en un momento de crisis del pequeño comercio.

La ley amplia la libertad de horarios a las tiendas de hasta 300 metros cuadrados, cuando solo la tenían las de hasta 150, y autoriza abrir 10 festivos al año a las de mayor tamaño, frente a los ocho actuales, y aumentar ocho horas más de apertura.

Se trata de una adaptación de la ley gallega de horarios comerciales a la estatal, en la que también se estipula que los comercios de más de 300 metros cuadrados tendrán un límite de apertura de 90 horas semanales, cuando hasta ahora eran 72.

 

Novedades

Como novedades figuran que la libertad horaria de que disfrutaba el pequeño comercio será ampliada, ya que se aumenta esta consideración de los 150 metros cuadrados a los 300.

Para el resto de establecimientos de más de 300 metros, el número de festivos en que se puede abrir en la “banda mínima” que señala la legislación nacional, será de entre 10 y 16 al año.

Así, los establecimientos radicados en Galicia de mayor tamaño podrán abrir 10 festivos al año, cuando hasta ahora podían hacerlo 8. Igualmente, se suprime el requisito de que durante estos días el horario máximo de apertura sea de doce horas.

La norma cambia las cuantías de las sanciones, de forma que las faltas leves, las que más se cometen, disminuyen su multa hasta 1.500 euros, cuando antes eran de hasta 60.000 euros.

Mientras, las muy graves, que en opinión de la Xunta son las que más pueden cometer las grandes superficies, se incrementan hasta un millón de euros.

El conselleiro de Economía, Francisco Conde, señaló que se trata de una ley “de consenso”, puesto que fue consultada con el sector, y fomenta el equilibrio entre el pequeño comercio y las grandes superficies.

 

“Claudicación”

Sin embargo, la oposición coincidió en que es, en palabras del socialista Manuel Gallego, “una claudicación” ante las grandes superficies y va a ser “un proyecto del PP, no de la sociedad”. Acusó al PP de “pasar el rodillo” sobre el consenso parlamentario y coincidió con el resto de grupos en que la reforma irá contra los derechos de los trabajadores, que van a trabajar más horas, dijo.

Antón Sánchez, de AGE, calificó de “falta de respeto” la tramitación urgente del proyecto y consideró “surrealista, rozando el patetismo” el debate sobre el consenso de la ley porque, dijo, nadie la ha pedido modificar.

Además, consideró que la reforma que fue impuesta “por los hombres de negro” y recordó que la patronal de las grandes superficies pretende que los trabajadores dejen de percibir los domingos que trabajan.

Montse Prado, del BNG, consideró que la norma se limita a “obedecer a quien manda”, supone un “expolio competencial” de las atribuciones que la Xunta tiene en la materia e insistió en que el problema del comercio no es la necesidad de más horas “para comprar”, sino el desempleo y la situación de crisis que merma la capacidad adquisitiva de los ciudadanos.

El PPdeG modifica en solitario la ley para ampliar los horarios comerciales