Nando Parrado | “Solo uno fue a terapia una vez, pero no volvió”

El uruguayo contará que el rugby fue fundamental para sobrevivir | quintana
|

Hace años que lleva contando lo que de verdad importa, que no es otra cosa que el amor y la educación. También la lucha y este trinomio fue lo que le salvó la vida a él y quince más en medio de Los Andes cuando en las maletas de aquel avión frustrado no les quedaban más víveres y tuvieron que alimentarse de sus amigos y familiares muertos para sobrevivir. Pasaron 45 primaveras de aquello, pero ayer el que pilota pájaros metálicos y es productor de televisión está de gira para contarles su experiencia a los más jóvenes.
El uruguayo les dirá a 1.500 jóvenes en Palexco lo que pasó, pasado está y “al otro día de volver me di cuenta que tenía que seguir viviendo y disfrutar de mi segunda vida”. Parrado se fue a la playa, “tal vez la educación en Sudamérica es de otra forma”, pero él es más “pragmático”, como los demás que lo pudieron contar porque solo uno fue a terapia una vez “pero dijo que era muy caro y no volvió”.
Todos tomaron la misma actitud de seguir hacia delante, en parte, ayudados por el deporte que practicaban y que veneran. Y es que Nando cree que el rugby fue fundamental: “El otro día escuché a Cristiano Ronaldo decir que es una leyenda”, algo que, según el ponente, nunca dirían las estrellas del balón oval: “Somos gente común que juega bien al deporte”. Quizá por eso esquivó siempre los atributos de “gran” y de “héroe”.
El rugby es la única especialidad donde los practicantes no llevan su nombre a la espalda: “No hay estrellas, ninguno vale más que el otro” y esa misiva la entiende para dentro y fuera del campo. En la vida.
A Parrado le encanta volar. Coge muchos aviones por negocios y no piensa en lo ocurrido. Reconoce que “si querés recordar, recordás” pero de lo vivido saca en claro que todo a lo que se enfrenta ahora “es un juego de niños, si se compara el resto con aquello son decisiones que se miden en términos de negocios, y lo otro fue cuestión de vida y muerte”.
De lo que vivió y lo que vino después, de la presión mediática a la que se sometieron, Nando reconoce que algo de eso hubo, pero que lo supo llevar bien porque “una acepta lo que quiere, hay gente que lo entendió y otra que no”, y en ese sentido, va dando entrevistas según y cómo. “Soy deportista y empresario y dejo entrar al periodista que yo quiero”.
Volviendo a 1972, el superviviente recuerda que los quince amigos tomaron una decisión absolutamente difícil: “Es como si estás en una habitación ardiendo y ves una puerta. En ese momento no había otra si querías vivir”. Nando habla del hambre, la real, como “el miedo más profundo y antiguo del hombre, es difícil de explicar a no ser que la situación sea real”. “No saber que vas a comer de vuelta es un miedo que no te lo recomiendo tener”. No equivale al voluntario que deja de comer por guardar la línea.

Testimonios
Es algo aterrador, explica, y junto a él, los asistentes se quedarán con otras historias de coraje, superación y solidaridad como la de Juan Pablo Escobar, hijo del narcotraficante Pablo Escobar y la de Jaime Garrastazu, emprendedor de la empresa Pompeii.
Por su parte, la presidenta Felipa Jove destacó en la presentación que su fundación “respalda la celebración en Galicia de este evento, y van ya nueve años. “Nuestra alianza con Lo Que de Verdad Importa se basa en compartir valores tan importantes como la superación o el esfuerzo. Queremos remover el interior de los más jóvenes y hacerles llegar testimonios que hablen de tenacidad, trabajo en equipo, perdón o solidaridad”, dijo.
En la novena entrega, Escobar tratará de derribar el mito fomentado por algunas series de que ser narco esté de moda porque “cuanto más dinero y poder tenía, peor vivía” su padre”. Jaime Garrastazu animará a los asistentes a emprender como cuando él lo hizo en 2014 con una firma de zapatillas deportivas, Pompeii Brand, que son ejemplo de éxito. Tenía solo 18.000 euros. Además, durante el acto se recogerán kilos solidarios para las estanterías de la Cocina Económica. No queda una butaca libre.

Nando Parrado | “Solo uno fue a terapia una vez, pero no volvió”