Las comunidades buscan consenso con la universidad para subir el mínimo las tasas

nac119 oviedo 25/04/2012.- más de 2.000 estudiantes se han manifestado hoy por el centro de oviedo en defensa de la educación pública y en contra de la subida de tasas universitarias y de la reducción de becas, en una protesta
|

La comunidades aún no han decidido cuánto aumentarán las tasas de matrícula de las universidades públicas, aunque muchas de ellas comenzaron ya a reunirse con los responsables de las universidades para consensuar que la subida sea la mínima posible.

El real decreto-ley de medidas “urgentes de racionalización” del gasto público en educación contempla que las primeras matrículas en las universidades públicas deben representar entre el 15 y el 25% del coste real de los grados desde el próximo curso.

Así, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ya se comprometió en el Parlamento autonómico a que las tasas en las tres universidades gallegas públicas estén entre las más bajas de España, y comenzó a mantener conversaciones con los rectores al respecto.

En Madrid, explicaron fuentes de la Consejería de Educación, lo habitual es que las universidades se reúnan primero entre ellas para consensuar una postura común, y luego la presenten al Gobierno regional en una reunión posterior para la que todavía no hay fecha.

 Varias autonomías comenzaron la ronda de contactos con los rectores para pactar el aumento

Un nivel inferior > La Junta de Castilla-La Mancha, por el momento, no concretó cuál será la subida de tasas, pero la habrá seguro porque la cifra media que paga un estudiante en la Universidad pública castellanomanchega está entre el 11 y el 12% del coste, inferior por tanto al importe mínimo de la horquilla que fija el real decreto-ley.

Para fijar la subida de precios, el consejero de Educación, Marcial Marín, y el rector de esta Universidad, Miguel Ángel Collado, se reunirán por segunda vez mañana, después de que ya lo hicieran el pasado martes.

La Junta de Castilla y León también está a la espera de reunirse con los rectores de las universidades públicas y con la comunidad educativa, si bien el consejero de Educación, Juan José Mateos, anunció en varias ocasiones que las tasas, moviéndose en la horquilla del Ministerio, serán lo más cercanas al mínimo exigido.

El Gobierno aragonés también buscará el acuerdo y en los próximos días está previsto que mantenga una reunión con los responsables de la Universidad de Zaragoza y aunque sí habrá una subida de tasas, la consejera de Educación, Dolores Serrat aseguró que no ascenderán al máximo que permite el decreto.

En Murcia, la administración autonómica “se acogerá al mínimo que fije el Ministerio”, según el portavoz del Ejecutivo, José Ballesta.

Por el momento, el Gobierno de Asturias no adoptó decisión alguna ya que en el principado el Ejecutivo está en funciones.

En Extremadura, tampoco se decidió el porcentaje de subida aunque el pasado miércoles, en una comparecencia en el Parlamento extremeño, la consejera de Educación, Trinidad Nogales, dijo que en 2010 ya se propuso una subida de tasas universitarias superior a la que recoge ahora el nuevo decreto del Gobierno “y nadie dijo nada”.

Desde Canarias, el Gobierno autonómico pidió al Ministerio de Educación que explique qué parámetros se tendrán en cuenta para calcular el coste medio de un alumno, lo que le permitirá fijar el incremento de tasas, según señaló el director general de Universidades del Ejecutivo regional, Carlos Guitián.

Aseguró que, en cualquier caso, la intención del Ejecutivo canario es que la subida sea la mínima posible.

El Gobierno de Navarra tampoco tomó ninguna decisión sobre el aumento de tasas y el consejero de Educación, José Iribas, manifestó la pasada semana que, respetando el ámbito de competencias de la comunidad, se va a cumplir “aquello que la ley nos determina”.

“Nosotros creemos en la excelencia y, por lo tanto, entendemos que quien repite una asignatura por cuarta vez no puede verse financiado a costa de los dineros de todos, en la misma medida que quien la cursa por primera vez”, argumentó Iribas.

 

Las comunidades buscan consenso con la universidad para subir el mínimo las tasas