Los días festivos generan movimiento en las áreas comerciales de la ciudad

La plaza de Lugo fue uno de los puntos más concurridos pedro puig
|

El puente fue para algunos una oportunidad para comenzar a materializar la lista de encargos para Reyes y Papá Noel en las distintas áreas comerciales de la ciudad. La afluencia de gente a los grandes centros comerciales como Marineda City o Espacio Coruña provocó en distintos momentos del fin de semana una congestión de coches a la entrada y salida de los mismos. De esta forma, la Policía Local regulaba el sábado el tráfico al mediodía justo en la rotonda que da acceso a Ikea y Marineda ya que las colas venían tanto de la carretera que conecta con As Rañas-Pocomaco como de los vehículos que se desplazaban desde la Tercera Ronda.
Una vez dentro del párking, era muy difícil encontrar un sitio para aparcar y las tiendas y los locales de hostelería registraban llenos en las horas más concurridas del día. La zona Obelisco y la plaza de Lugo presentaban también una estampa de coruñeses en masa y con bolsas sobre los adoquines.
Y si muchos aprovecharon para hacer más flaca la carta de pedidos navideños, otros decidieron darse un homenaje y terminaban la jornada en la zona de vinos probando la buena gastronomía. Es por eso que las calles céntricas eran hormigueros de personas por la tarde-noche y a pesar del frío y las bajas temperaturas, la presencia masiva de paseantes fue una constante desde el viernes. Es más, las condiciones meteorológicas fueron decisivas para que muchos buscaran cobijo en los locales acondicionados con calefacción.

diciembre
La posibilidad que dan las grandes firmas de ropa y complementos de ampliar el período de devolución de los productos hasta mediados o finales de enero hace que diciembre sea el mes puntero de las compras.
A excepción de los festivos, los pequeños Baltasares y Gaspares disponen de muchas jornadas de descanso para sacar la tarjeta de crédito a pasear y esto activa el tráfico rodado de la ciudad hasta el punto de que incluso por semana en las inmediaciones de las zonas comerciales se produzcan caravanas. Además, las tiendas aprovechan el tirón para realizar pequeños descuentos y poder salvar la temporada con el repunte final de las fiestas. Es así como después de un primer domingo de comercios abiertos, el pasado día 1, la red de los negocios que deciden no descansar en este festivo se amplía a medida que se acercan las fechas más señaladas.
Si la semana pasada ya eran muchos los que cambiaban la película de sobremesa por levantar la verja y hacer caja, el número de tiendas aumentaba en la jornada de ayer.
El hecho de que durante el puente también se celebrara la Feria de los Autonómos en ExpoCoruña dividió a los coruñeses que prefirieron un plan alternativo para consumir y conocer las novedades del mercado y los que fueron a tiro fijo.
El comercio coruñés tiene así depositada la esperanza en que el mes más consumista del año se traduzca en más movimiento en sus cajas registradoras.

Los días festivos generan movimiento en las áreas comerciales de la ciudad