Cientos de personas abarrotan la Zona Obelisco para disfrutar de las promociones de la Noche Blanca

|

La calle Real, la plaza de San Andrés y los alrededores del Obelisco se convirtieron ayer en un hervidero de gente ávida de disfrutar de las mejores promociones de cara al Día de la Madre y degustar algunos de los pinchos preparados por los chefs Luis Veira y Pablo Gallego con motivo de la celebración de la Noche Blanca organizada por la Asociación Zona Comercial Obelisco.
La Noche Blanca, un evento que conlleva la apertura de los establecimientos después de su horario habitual de cierre, a las 20.00 horas, hasta la medianoche, llegó ayer a su séptima edición con una buena salud gracias a la apuesta decidida de la Asociación Zona Comercial Obelisco.

A pesar de que en los últimos años bajó algo el número de participantes oficiales (aquellos que aportan una cuota para financiar las actividades de ocio y gastronomía que se les ofrecen a los consumidores) hasta quedarse alrededor de los 70 no lo ha hecho el número de negocios que realmente abren al abrigo de esta iniciativa que se intentó exportar a otras zonas de la ciudad pero que solo sigue viva en el centro.

El público tampoco ha dejado de responder en todos estos años como quedó ayer de manifiesto al ver a cientos de personas por la calle Real y sus aledañas durante la noche. Algunas bajaron a disfrutar de la música presente en las calles gracias a un DJ, el cantautor Fernando y miembros de la escuela de samba Os Malandros.

En el Obelisco se instaló un escenario con un movimiento de músicos casi constante, desde que el presidente de la agrupación, Antonio Amor, y el concejal de Empleo y Economía Social, responsable del área de Comercio, Alberto Lema, procedieron a inaugurar la jornada a mediodía aunque la mayor parte de las actividades arrancaban por la tarde. De hecho, los cruceristas del “Aida Bella” –que ayer hizo escala en la ciudad– fueron los primeros en disfrutar del ambiente especial que se vivía en el entorno con hilo musical incluido.

Múltiples ventajas
Ya por la tarde, aquellas personas que hicieron gasto en las tiendas se llevaron regalos, como pulseras pensadas para celebrar el día, o descuentos válidos por unas horas para comprar el regalo del Día de la Madre o algún capricho.
Además de sentirse como estrellas posando en photocall repartidos por el entorno y pisar alfombras rojas por doquier a la entrada de los locales, los consumidores consiguieron vales para disfrutar de las propuestas culinarias de la Zona Obelisco. Hubo desde pinchos en los foodtruck y cañas a bebidas en una barra instalada en la plaza de San Andrés, donde un grupo de grafiteros tuneó unos vehículos cedidos por Fiateira Motor.

También se habilitó una zona de juegos. A mayores, el patrocinio de Abanca permitirá ganar premios, puesto que aquellas personas que pagaron una adquisición con su tarjeta del banco en los establecimientos con el distintivo oficial entrarán en el sorteo de dos cenas para dos en los conocidos restaurantes Pablo Gallego y Árbore da Veira.

Cientos de personas abarrotan la Zona Obelisco para disfrutar de las promociones de la Noche Blanca