Barja reitera su propuesta para construir la residencia universitaria de Elviña por fases

|

El Ideal Gallego-2011-06-16-003-94039383

  p. g. lema > a coruña

  El rector de la Universidad, José María Barja, tiene su propuesta para la residencia universitaria, después de que la Xunta suspendiese el concurso para la construcción del centro público previsto por el anterior Gobierno gallego, y decidiese convocar uno nuevo para que sea una empresa privada la que lo ejecute y lo explote a través de una concesión. Ya que la Consellería de Infraestrutura, la responsable de levantar el edificio, alega que es inviable asumir los 22 millones de euros que costaría poner en marcha el área residencial, Barja apuesta por recuperar una de las ideas planteadas por la junta de gobierno de la Universidad, en la que se apostaba por construir la infraestructura por fases, además de volver a ofrecer a la entidad docente para que gestione la residencia.
“Como mínimo le pedimos a la Xunta que se nos escuche porque tenemos una opinión de cómo hacerlo”, manifestó el rector, que aseguró que mantienen abiertas las conversaciones con la administración autonómica “para que nos expliquen qué modelo se va hacer”. Eso sí, tiene claro que el área residencial que se construya en el Elviña tiene que responder a las condiciones con las que fue planteada en un primer momento: “Los terrenos fueron expropiados para hacer una obra pública, y tiene que realizarse una obra pública”.

Conversaciones > Barja reconoció que la Universidad tenía conocimiento de que la suspensión del concurso, que se publicó el lunes en el Diario Oficial de Galicia (DOG), “era una posibilidad”. Además hizo hincapié en que la Universidad siempre se mostró dispuesta a colaborar con el Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) para buscar una solución al área residencial. “Siempre que nos pidieron condiciones adicionales se les dieron”, destacó el responsable de la entidad docente coruñesa, que recordó que “como Universidad se ha hecho todo lo posible para que ese proyecto se construya”.
Por eso ve injusto que se apunte a la entidad docente como una de las responsables de que la ciudad no cuente con residencia universitaria. “No se puede decir que  fueron los de la Universidad los que pusieron dificultades. Bastante hemos hecho con mantener la tranquilidad y la paciencia, y aguantar incluso cosas que no teníamos por qué aguantar”, se quejó Barja, que considera que en la situación actual del plan tienen “la culpa justa”.
El rector de la Universidad pidió de nuevo la complicidad de los grupos políticos con responsabilidad en María Pita para que apoyen la construcción de una residencia pública en Elviña. En concreto, Barja se refirió al nuevo alcalde, Carlos Negreira, que, según recordó ayer, en su programa electoral mostró la necesidad de que dotar a la ciudad con este tipo de infraestructuras.

Retraso > Barja cree que el hecho de que se convoque un nuevo concurso provocará otro retraso más retraso a un proyecto por el que la entidad docente lleva esperando más de dos años. Y es que, además de tener que definir cómo se va a realizar la adjudicación de la construcción de la residencia, el IGVS está a la espera de recibir las perceptivas autorizaciones administrativas, tanto autonómicas como estatales, para proceder a la licitación del edificio por medio de una concesión administrativa.
El rector de la Universidad considera una urgencia que el campus disponga de un área residencial para poder ofrecérse a sus alumnos: “Tenemos casi 400 estudiantes de Erasmus cada año, y hay titulaciones a las que llega gente de otras comunidades, como arquitectura o aparejadores, por lo que la necesitamos”.


 

Barja reitera su propuesta para construir la residencia universitaria de Elviña por fases