El Circo del Sol se convierte en el espectáculo con más público de la historia del Coliseo

En el show participaron 52 profesionales patricia g. fraga
|

Ningún circo causó tanta expectación en la ciudad. Y es que el del Sol hizo que 50.000 bocas hablen estos días de las pirámides humanas de la compañía canadiense, del manejo de diábolos y los dibujos que hicieron con su cuerpo una pareja de equilibristas dentro de un guion donde la pequeña Zoe abría una ventana al mundo. De su interior salían números que los coruñeses no se quisieron perder.
El Ayuntamiento calcula que fueron 5.000 espectadores por cada una de las diez funciones de “Quidam”, que El Circo del Sol ofreció en su primera parada en A Coruña. Un espectáculo que lleva rodando desde hace 17 años y que sigue sumando aplausos. En cuestión de cinco días, los que tuvieron la oportunidad de verlo se han familiarizado con la “rueda alemana” y el “swing” en las nubes. Han saltado a la comba y han volado de la mano de 52 profesionales entre acróbatas, músicos, cantantes y personajes inspirados en una estética que a muchos les recordó a los cuadros de Magritte.
Los canadienses se colocan así de número uno en el ránking de los espectáculos con más seguidores en las butacas del multiusos, un récord que sale de la suma del total de sesiones. La afluencia de público se notó también en el tráfico rodado. Y es que desde el día de Navidad hasta el domingo las citas con el nuevo circo provocaron caravanas en los aledaños del Coliseo.
El montaje pasará también a la historia por ser el mayor reto hasta ahora del pabellón, que se enfrentaba a un escenario pensado con un enorme arco en el techo capaz de enhebrar las acrobacias del cuento y un suelo con 200.000 perforaciones que permitió crear destellos de luz y que ayudó a dar una sensación de calidez y magia en un multiusos casi siempre frío. Todo esto se acompañó por un vestuario de 250 disfraces y la música en directo de seis intérpretes.
Además de lo que se pudo ver, el Circo del Sol instaló en el Coliseo una serie de servicios que hizo que los 52 no necesitaran salir del recinto. Con la infraestructura reconvertida en gimnasio, sala de masajes y de calentamiento y comedor, los integrantes pudieron practicar sus piruetas, lavar su atrezo y estirar tras salir a la pista en una pequeña ciudad levantada en nada más que catorce horas. 

El Circo del Sol se convierte en el espectáculo con más público de la historia del Coliseo