Más de un centenar de núcleos de A Coruña y Betanzos quedan exentos de restricción horaria

17b
|

Más de un centenar de núcleos de las comarcas de A Coruña y Betanzos avanzan hacia la “nueva normalidad” sin las restricciones horarias establecidas por el Ministerio de Sanidad. Después del cambio de criterio de la Delegación del Gobierno en Galicia en la aplicación de la norma, ahora son las parroquias –división territorial vigente en la comunidad– y no los municipios los que determinan si para salir a la calle es necesario o no mirar el reloj, y esta alteración exime de “alarmas” a miles e vecinos del área metropolitana que, en cualquier caso, tienen que seguir cumpliendo el resto de obligaciones anotadas desde Madrid.

En la comarca brigantina, donde las restricciones horarias de la primera semana afectaron a menos de la mitad de sus ayuntamientos, el nuevo sistema apenas implica variaciones, sin bien de las siete parroquias del capital comarcal, solo en una, la correspondiente al casco urbano, mantiene las restricciones horarias publicadas en el BOE. En concreto, se trata de más de ochenta núcleos en los que no existen delimitaciones horarias, lo que implica que Miño y Oza-Cesuras, con restricciones al principio, se unan a los siete ayuntamientos de esta zona “libres” desde un primer momento al computar menos de 5.000.

En la comarca coruñesa, la ciudad mantiene las restricciones salvo en San Pedro de Visma.

En el caso de Arteixo, el segundo más poblado del área, deberán seguir mirando el reloj los residentes en dos de sus trece parroquias: Santiago de Arteixo y Santa María de Pastoriza. Casi lo mismo que ocurre en Oleiros, donde continuarán con horarios dos de sus nueve núcleos: Santa Eulalia de Liáns, a la que pertenece Santa Cruz, y Santa Leocadia de Perillo, que incorpora Bastiagueiro.

En Culleredo los cambios no afectarán ni a O Burgo y a Rutis, –a la que pertenecen importantes núcleos de población como Fonteculler o Vilaboa– las dos únicas parroquias que superan los 5.000 habitantes, y en Cambre, la situación es similar, al quedar exentas diez de sus doce núcleos, continuando las restricciones en O Temple y Santa María de Cambre.

Tanto Abegondo como Bergondo y Carral quedan exentos al no computar más de 5.000 vecinos en ninguna de sus parroquias, mientras que la situación de Sada es casi idéntica a la de Betanzos, pues el nuevo criterio aplicado exime a todos sus núcleos salvo al casco urbano, en este caso a Santa María de Sada .

Más de un centenar de núcleos de A Coruña y Betanzos quedan exentos de restricción horaria