La Policía alemana frustra un atentado en un centro comercial gracias a un soplo

Una mujer habla con la Policía delante de la entrada del centro comercial de Essen REUTERS/Thilo Schmuelgen
|

La Policía alemana informó de que frustró un atentado terrorista ayer con el cierre del centro comercial Limbecker Platz, en la ciudad de Essen, en el oeste del país, gracias a un soplo.

Un portavoz policial explicó que las autoridades tenían “pruebas muy concretas” de que el atentado iba a producirse ayer en el centro comercial, pero reconoció que se desconoce el tipo de atentado. En concreto, fuentes policiales explicaron que recibieron un soplo de “otras agencias”.

Por ello, efectivos de la Policía de Essen con la colaboración de organismos policiales de las regiones vecinas acordonaron el centro comercial. Unas 60.000 personas suelen visitar cada sábado este recinto. El centro comercial fue cerrado de madrugada y la Policía desalojó a los empleados que estaban realizando tareas de reabastecimiento, limpieza y mantenimiento.

interrogatorio
Dos hombres residentes en la cercana localidad de Oberhausen fueron interrogados en relación con este incidente, pero la Policía no cree que fueran los posibles autores.

Mientras, la Policía turca detuvo a un hombre en la ciudad de Esmirna por su presunta relación con Anis Amri, el autor del atentado perpetrado con un camión en un mercadillo de Navidad en Berlín el pasado diciembre.

El hombre, que se cree que tiene nacionalidad alemana y ascendencia jordana, fue arrestado en un hotel de la ciudad costera. El detenido estaba preparando nuevos atentados en Europa.

La milicia terrorista Estado Islámico reivindicó la autoría del ataque de Berlín, que causó la muerte a 12 personas y dejó decenas de heridos. Amri murió a tiros unos días después del ataque a manos de la Policía italiana en Milán.

Además, la Justicia belga inculpó el jueves a una joven de 24 años de nacionalidad belga por prestar supuestamente apoyo a otras personas que tenían intención de cometer un atentado en Europa. La joven, identificada como Molly B. y originaria de la provincia flamenca de Wevelgem, en la región de Flandes occidental, fue detenida en la noche del 7 al 8 de marzo en una redada policial en el marco de una operación antiterrorista, a petición de un juez especializado en terrorismo.

Por otro lado, casi 1.500 personas fueron evacuadas ayer de un cine de Moscú debido a una amenaza de bomba que resultó ser falsa

El establecimiento fue desalojado después de una llamada anónima. Las fuerzas de seguridad activaron los protocolos de seguridad por precaución y revisaron todas las salas.

La Policía alemana frustra un atentado en un centro comercial gracias a un soplo