La actitud personal también es importante para superar un mal diagnóstico

Copia de El Ideal Gallego-2015-10-17-013-71d71bbc
|

Después de ganar una batalla como la del cáncer de mama, quedan secuelas. Los efectos secundarios van muchas veces en sintonía con la llegada de una menopausia precoz y la falta de autoestima, algo sobre lo que giró la segunda jornada de Senoforum 2015 que se celebra en la ciudad. La doctora Julia Rodríguez, coordinadora de la Unidad de Mama del hospital HM Modelo, organizó un evento que apuntó a los pacientes en vez de a los profesionales, a los que normalmente se dirige, para hablarles de la importancia de una buena alimentación y unos hábitos saludables. 
Después de superar un diagnóstico fatal, de pasar por el quirófano y someterse a tratamientos, las pacientes entran en una siguiente etapa en la que deben asegurar la curación total y sentirse bien. Cuenta que el poso que deja el paso de la enfermedad es duro, pero que manteniendo un peso adecuado y un ejercicio moderado, “nada de dietas milagro”, se puede. 
Relata la especialista que muchas enfermas que ya están bien, “siguen viviendo como enfermas cuando no lo están”. En este aspecto, la médico señala que se puede comer de todo de forma moderada: “Debe ser una dieta rica en frutas y verduras, con proteínas de calidad e hidratos de carbono a poder ser integrales”. Si la menopausia se asoma antes de tiempo, Julia recuerda que es más difícil deshacerse de los kilos que sobran. 
Sin embargo, cuidarse es sinónimo de curación y de prevención. Mejora el diagnóstico y la superviviente se encuentra a gusto consigo misma. Todo son ventajas en un proceso que hay que tratar de forma integral. La experta incide en la necesidad de más apoyo psicológico a las afectadas de un tumor en el pecho: “En las revisiones vemos que están bien desde el punto de vista médico, pero no desde el psicológico o el físico”. 
Es por eso que en la sesión, dos pacientes se subieron al estrado en el Muncyt para contar sus experiencias. Una de ellas, Teresa Ferreiro, ya lo hizo en un libro. En él, la mujer relata lo que a ella le hubiera gustado leer cuando se vio peleando en las trincheras contra el cáncer. Después de acabar con él, se alió a unos hábitos de vida favorables e incluso tuvo un hijo. Son este tipo de actitudes, indica Julia, las correctas para ganar la partida. Eso sí, no siempre es fácil y el entorno en el que uno se despierta todos los días, los apoyos y la situación familiar influyen para sumar aliados en el combate. 
Hoy en día, la doctora explica que la investigación sobre el cáncer de mama y los sistemas de detección que paran el avance de la enfermedad en los estadios iniciales ayudan a expulsar la negatividad. La jornada sirvió de aperitivo al Día Internacional del Cáncer de Mama, que se conmemora el lunes, para incidir en lo importancia de estos factores en el devenir del mal. 

La actitud personal también es importante para superar un mal diagnóstico