La OTAN reforzará la defensa del este de Europa por tierra, mar y aire

UKR11. LUGANSK (UCRANIA), 16/04/2014.- Un hombre juega con su hijo junto a soldados ucranianos en un vehículo de combate de infantería que toman posiciones en las afueras de la ciudad de Kramatorsk (región de Donetsk), Ucrania, el 16
|

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, anunció ayer el refuerzo “inmediato” de la defensa colectiva de los miembros de la Alianza con el despliegue de recursos por “tierra, mar y aire” en los países del este de Europa, ante la crisis ruso-ucraniana.
“Habrá más aviones en el aire, más barcos en el agua y más disposición en tierra”, dijo Rasmussen tras una reunión del Consejo del Atlántico Norte, a la vez que afirmó que “una solución política es la única salida” a esta crisis.
El Consejo del Atlántico Norte, compuesto por los embajadores de los 28 aliados, acordó un conjunto de medidas para mostrar la “solidaridad” entre ellos y fortalecer su defensa colectiva, sobre la base de las recomendaciones preparadas por el comandante supremo de la OTAN en Europa, el general estadounidense Philip Breedlove.
Rasmussen explicó que esas medidas militares incluirán más salidas de las patrullas aéreas aliadas sobre los países bálticos y el despliegue de barcos en el mar Báltico y el este del Mediterráneo, así como en otros lugares si es necesario.
También señaló que personal militar de las naciones aliadas “será desplegado para reforzar nuestra disposición, entrenamiento y ejercicios”.
Mientras, la operación antiterrorista lanzada por Kiev contra los milicianos prorrusos armados chocó ayer con la resistencia de ciudadanos pacíficos en las localidades de Kramatorsk y Sláviansk, en el sureste rebelde de Ucrania. “Seis blindados fueron parados por gente desarmada en la ciudad. Les convencimos para que se pasaran al lado del pueblo de manera pacífica”, explicó Alexandr, un vecino de Kramatorsk, en la región oriental de Donetsk, vecina de Rusia.
Milicianos prorrusos, perfectamente uniformados y armados con fusiles de asalto Kaláshnikov, se hicieron poco después con el control de la columna y la llevaron a Sláviansk, a unos 15 kilómetros al norte, donde aproximadamente un centenar de soldados ucranianos les entregaron sus blindados.
“Se pasaron al lado del pueblo por su propia cuenta, sin que nadie les obligara”, aseguró el comandante de la milicia, que se identifica como Balú.
Tres de los seis blindados que perdió el Ejército ucraniano fueron exhibidos en la plaza ante cientos de habitantes de Sláviansk, convertida en bastión de la sublevación de la región minera de Donetsk contra Kiev.

La OTAN reforzará la defensa del este de Europa por tierra, mar y aire