“Las cámaras son el futuro y a la gente no le deben preocupar”

|

El cambio de jefe no es más que una de las muchas novedades que está viviendo el cuerpo municipal, que en pocos meses ha visto la transformación de su estructura para optimizar los recursos humanos y la aparición de nuevas infraestructuras, como la vía prioritaria, a la que tienen que prestar especial atención. En todos los casos, Brandariz ha mostrado un apoyo total a los proyectos municipales, que en cuestiones como la Policía de Barrio se han iniciado justo en el mismo momento en el que él se incorpora. En cuanto a la vía prioritaria, ya lleva unas semanas de implantación, pero tras consultar los informes, el nuevo jefe de Policía Local no duda en darle su visto bueno.

“Policialmente, lo que se cuestiona es que forcejear con un agente  solo  se condene con 100 euros”

—Así que está de acuerdo con la vía prioritaria.

— Me parece una medida que va por el buen camino. Y los resultados invitan al optimismo: ha aumentado un 10% el número de pasajeros y nueve de cada diez autobuses ni siquiera necesitan emplear el sistema de preferencia.

—Pero los conductores no lo respetan. Sigue habiendo varias denuncias de doble fila al día.

—(Lago) Una media de 15 o 20 en 24 horas en vías como Rosalía de Castro o San Andrés, que llevan un montón de circulación, es prácticamente nada. Además, hemos notado que muchas denuncias son repetitivas.

—¿Cómo?

—Que son de camiones de empresas de transporte cuyo conductor vive en Cambre o en Culleredo y a lo mejor, no se ha dado cuenta de los cambios.

—¿Les llaman directamente?

—Sí, miramos en las cámaras de quién es el camión y les ponemos al corriente. Así que llamamos a todos los que tienen más de tres o cuatro denuncias. Y les decimos donde estás las nuevas zonas de carga que hemos ampliado.

—Tienen 18 cámaras en la vía prioritaria, van a poner más en Méndez Núñez... Parece que están sembrando la ciudad.

—(Lago ríe) No, si se va a Alcobendas... (Brandariz) Si miramos a los países a los que debemos mirar, es lo que hacen: trabajar en prevención y en disuasión.

—Pero...

—Es el futuro y a la gente que no infringe la ley no le debe preocupar. Al revés, si alguien se le causa un daño le gusta saber que está grabado. (Lago) Y están manejadas por personal cualificado con un nivel de protección mayor del necesario. Y tampoco sustituye al Policía, que está ahí.

—Ahora están más cerca del ciudadano ¿Cómo va la Policía de Barrio?

—(Brandariz) He tenido reuniones con los jefes de barrio y creo que será positivo. Ya lo está siendo, los policías ya están aportando información.

—¿Sobre qué?

—De lugares donde se cometen infracciones a ordenanzas municipales. No tanto de carácter delictivo sino de infracciones administrativas que afectan a la convivencia.

—¿Cuándo creen que empezarán verse los primeros resultados?

—De momento, lo que se pretende es hacer sentir la presencia policial y que por donde pase un policía, no se cometan infracciones de ruidos, de limpieza... Que las normas de convivencia se respeten. Espero que en tres meses podamos ver resultados palpables. Pero por el momento estamos en la fase de dejarnos ver y captar información.

—Entonces hay que tener un poco de paciencia?

—Requiere un tiempo, y los policías tenemos que seguir unos procedimientos, no podemos extralimitarnos en el ejercicio de nuestras funciones.

—Como licenciado en Derecho y policía ¿Cuál es su opinión sobre los proyectos de cambiar las leyes para facilitar la labor de los agentes?

—Por lo que sé, se va a intentar reforzar el principio de autoridad. La gente tiene que entender que la Policía está para trabajar para ellos pero que el Derecho tiene que proteger a la Policía así como castigar a los que se extralimiten.

—¿Incluso en el caso de la resistencia pasiva ?

—Yo creo que, policialmente, lo que se cuestiona es que forcejear o un agente de Tráfico que lo lleven colgando del capó que solo se condene con solo unos días o cien euros.

—¿Y por una sentada?

— (Lago) Es que no es lo mismo hacer una sentada en la plaza que en una vía de circulación. Y una sentada en la plaza de Pontevedra te causa un perjuicio para la ciudadanía... Se colapsa la ciudad, no se puede estar ni diez minutos.

—Pero en el caso del campamento del 15M que había en el Obelisco...

—... No estorbaba ni vulneraba los derechos de otros vecinos.

 

“Las cámaras son el futuro y a la gente no le deben preocupar”