Reportaje | Lo bueno de no encajar

El Ideal Gallego-2018-11-23-006-3c3c788a
|

Estadísticamente, un domicilio es allanado y robado en A Coruña cada dos días. Pero no todos lo son de la misma manera. Es por eso que el Sindicato Unificado de Policía (SUP) celebró esta semana unas clases donde se explicó a los agentes los últimos procedimientos empleados por los ladrones: a métodos ya conocidos, como el del resbalón o el “bumping”, hay que añadir el “impresioning” o el uso del taladro, la fractura sin más, o la tradicional ganzúa .

“Eso es más bien para nostálgicos”, admite el instructor del primer seminario de técnicas de apertura orientado hacia la Policía Nacional. Se puede abrir una cerradura actual con ganzúas, pero requiere una habilidad que normalmente solo está al alcance de un cerrajero profesional. El “bumping” sigue siendo la opción más corriente. Algunos aprenden a hacerlo incluso en Youtube. 

“El principal problema con internet es que se pueden comprar las herramientas en páginas chinas”, explica el experto. Se hace una llave maestra para un tipo específico de cerradura y se introduce con golpecitos hasta que cede y se puede abrir la puerta. “Se puede tardar semanas en hacerlo bien, hay que practicar, pero luego tardas segundos”. 

Con el “impresioning” se puede hacer incluso una copia exacta, allí mismo, en segundos. “Cuando la puerta la encontraron cerrada  al regresar pero robaron, usaron “impresioning”. 

Precauciones 
El instructor sobre todo enseña a reconocer los métodos a los policías así como las herramientas que se usan. Pero el público, sobre todo, quiere saber cómo evitar el robo. El experto advierte sobre el peligro de los grandes promociones de viviendas, donde algunas llaves pueden coincidir.

“Lo importante es no tener una cerradura igual a la de los vecinos, porque los ladrones practican con el modulo común. Es el 50% de la seguridad”, dice. A veces, no encajar e ir por libre es positivo.

Reportaje | Lo bueno de no encajar