“Seguiremos peleando por mejorar la vida de Arteixo, aunque eso cueste enfrentamientos”

Calvelo cumple cinco años como alcalde patricia g. fraga
|

El alcalde Carlos Calvelo (Meicende, 1974) cumple su quinto año como regidor de Arteixo, un municipio de plena actualidad por sus últimos roces con el Ministerio de Fomento y el Consorcio das Mariñas.

El año pasado ganó por segunda vez las elecciones y mejoró su mayoría con 13 concejales. ¿Cómo vivió aquel momento?
Las elecciones, sobre todo en el ámbito local, hay que trabajarlas día a día, no se puede dejar para los últimos días de campaña el ir a hablar con los vecinos, tienes que estar en contacto permanente con las asociaciones y atendiendo a la gente. El trabajo intenso de los cuatro años anteriores consiguió mejorar los resultados de 2011. Logramos más tranquilidad para gobernar y hemos aprendido de la experiencia anterior, con aciertos y errores, que de los errores siempre se aprende mucho más. Ahora tenemos la posibilidad de crear una planificación de futuro de Arteixo, no solo en la legislatura 2015-2019, sino para que el proyecto pueda continuar varios años, incluso estar en contacto permanente con la oposición y que sea no solo el proyecto de un partido, sino de todo Arteixo.

Entre los objetivos que se marcaba para este año, ¿ha quedado algo sin hacer?
Este año fue de transición. Nos encontramos ante una situación extraña económica, porque Arteixo tiene deuda cero y remanente positivo de ocho millones de euros, pero la ley de Montoro nos obliga a no gastarlo. Hemos hecho una radiografía económica del ayuntamiento y queremos ponernos en estabilidad presupuestaria en este año, y a partir de 2017-18 empezar a ejecutar los proyectos que planeamos.

¿Qué proyectos?
Primero, la inversión en todas las parroquias, sobre todo las que tienen más déficit de infraestructuras, como puede ser la de Chamín, que nos preocupa mucho. Después, terminar otras obras como el campo de fútbol de Pastoriza, la piscina de la zona norte, etc. El objetivo es que todas las parroquias tengan una zona verde, un centro social y un equipamiento deportivo, además de actuaciones en servicios sociales, promoción económica y educación.

Cubrir todos los ámbitos.
Queremos un concello en el que se pueda trabajar, porque somos un municipio industrial, pero en el que también se pueda vivir y disfrutar. Queremos ser una referencia.

Formaba parte de la asociación de vecinos de Meicende y ahora dice que mira por los intereses de todos los vecinos.
Las asociaciones vecinales trabajan por sus pueblos y son la base para que el Gobierno local se entere de sus necesidades. Colaboré mucho tiempo con ellos y ahora desde el Gobierno hemos atendido las demandas de muchas asociaciones. Para un alcalde es agradable plasmar en la realidad las ideas que pide la gente.

¿Por qué esa rencilla con el Consorcio das Mariñas?
Deben respetar nuestra decisión, queremos un proyecto distinto, un servicio municipal y público que cambie el modelo actual de recogida de basura. Sabemos que va a ser complicado, pero nuestro objetivo es claro: mejor servicio y menos precio. Eso no tiene que parecerle mal a los demás alcaldes. Yo les digo que no me quiero marchar de junto de ellos, simplemente quiero que me dejen ir, no entiendo estos enfrentamientos porque yo respeto al Consorcio y nos prestamos a cualquier tipo de negociación razonable.

Últimamente se enfrenta con todos. ¿Seguirá batallando?
Son mejoras para nuestros vecinos y pelearemos por ellas. La supresión del peaje en la AG-55, el vial de circunvalación para camiones en Meicende y el nuevo servicio de basuras son tres ejes prioritarios.

“Seguiremos peleando por mejorar la vida de Arteixo, aunque eso cueste enfrentamientos”