Preocupación en España por el riesgo de que la Navidad frene el descenso de contagios

Varias personas se congregan para disfrutar de las luces navideñas en Madrid | efe
|

Tras el puente de diciembre, las comunidades autónomas miran con preocupación el posible impacto que las fiestas navideñas puedan tener en los contagios.  

El Gobierno y las comunidades se reunirán hoy en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud Pública para evaluar la situación epidemiológica tras el puente de la Constitución y con la vista puesta en la celebración de la Navidad.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, se mostró esta semana convencido de que las medidas acordadas para las fiestas navideñas, “muy drásticas”, son ajustadas y suficientes, si bien reconoció que se podrán modificar si la evolución es mala.

Algunas comunidades autónomas acudirán hoy a la reunión con propuestas específicas, como la Región de Murcia, que quiere que se limite la entrada en la comunidad a los familiares, con lo que los allegados no podrían desplazarse durante las fiestas.  

También Galicia y Andalucía difieren en esta cuestión con el Gobierno y Euskadi decidirá hoy si se flexibilizan las restricciones en las fiestas, y si se suavizan las que afectan a la hostelería, cerrada desde hace semanas.

 

Estaciones de esquí

A la larga lista de subsectores turísticos impactados por las restricciones anticovid se suman las estaciones de esquí, que se vieron obligadas a retrasar su apertura en Europa, a pesar de contar, en muchas de ellas, con buenas condiciones climáticas para iniciar la nueva temporada.

No obstante, el sector de nieve, para el que el período de Navidad supone un tercio de los ingresos anuales, ya había sufrido el impacto de la pandemia antes, al tener que acelerar precipitadamente su cierre, a mediados de marzo pasado, debido a los estados de alarma decretados en la mayoría de los países europeos.

Pese a ello, las estaciones españolas, que generan más de 3.100 empleos directos, recibieron la temporada pasada a 4,8 millones de esquiadores e ingresaron 118,8 millones por remontes, sólo tres millones menos que la anterior, que fue completa, gracias a un aumento de la facturación media por visitante, según datos de la Asociación Española de Estaciones de Esquí y Montaña.

En España, donde el pistoletazo de salida de la temporada suele ser este puente de diciembre, las estaciones permanecieron cerradas, a excepción de la de Punto de Nieve de Santa Inés en Soria, la más pequeña de la Península.

Aparte de otra pequeña estación, Leitariegos (León), que prevé abrir sus puertas hoy, de momento tan solo unas pocas como Masella o Baqueira anunciaron su intención de iniciar la temporada en los próximos días, esta última el 11 de diciembre, a la espera de las órdenes de la Generalitat.

 

Sin esquí hasta enero

Otros gobiernos como el francés, italiano o alemán prohibieron la apertura de las estaciones hasta enero y, además, el primero amenazó con llevar a cabo controles en las fronteras para evitar desplazamientos a otros países donde sí será posible esquiar.

En cambio, Austria abrirá sus estaciones de esquí a partir del 24 de diciembre próximo, aunque mantiene todo el sector hotelero y gastronómico cerrado.

Preocupación en España por el riesgo de que la Navidad frene el descenso de contagios