Hollande reúne en París a los líderes de las organizaciones económicas mundiales

François Hollande saluda a los miembros de su partido efe
|

El presidente de Francia, François Hollande, reúne hoy en París a los responsables de la OCDE, el Banco Mundial (BM), el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización Mundial del Comercio (OMC) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El encuentro, a iniciativa de Hollande para abordar diferentes temas -incluida la crisis del euro-, tendrá lugar en París en la sede de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

La reunión, que concluirá con una conferencia de prensa a las 13.30 horas locales (12.30 GMT), precederá en un día a otra similar que se celebrará en Berlín con los mismos responsables de esos organismos internacionales y la canciller alemana, Angela Merkel.

A la cita de París, que comienza a las 11.00 horas, acudirán, además del jefe del Estado francés, el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría; el presidente del BM, Jim Young Kim; la directora gerente del FMI, Christine Lagarde; el director general de la OMC, Pascal Lamy, y el de la OIT, Guy Rider.

También estarán presentes en la reunión, que incluirá un almuerzo de trabajo y terminará con la conferencia de prensa, los ministros franceses de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius; Finanzas, Pierre Moscovici, y Empleo, Michel Sapin.

Están previsto que hablen de las perspectivas económicas globales, de Europa y de Francia, y que se centren en las políticas necesarias para favorecer el crecimiento, promover el empleo, mejorar la competitividad y hacer frente a los retos del comercio y del desarrollo, explicó la OCDE.

Es la primera vez que se celebra una reunión de este tipo en Francia desde el inicio de la crisis financiera y servirá para discutir "aspectos económicos internacionales y de recuperación económica y social desde la justicia", según el Palacio del Elíseo.

También suponen una oportunidad para que el presidente francés vuelva a poner sobre la mesa su proyecto de relanzamiento del crecimiento, frente a la dominante corriente de reducción del déficit público a través de la austeridad.

Hasta ahora, las ideas del socialistas Hollande han quedado empañadas por la tesis germana de la conservadora canciller Angela Merkel para concentrar los esfuerzos sobre el equilibrio presupuestario.

En los cinco meses que Hollande lleva al frente del Estado francés, tras derrotar a Nicolas Sarkozy, los datos económicos han seguido empeorando en Francia, mientras que el paro aumenta y supera ya la barrera de los tres millones de personas.

"Francia va mal. Los franceses sufren y dudan", dijo el sábado el primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, para resumir la coyuntura económica de su país, de la que responsabiliza a los anteriores gobiernos de derechas.

La popularidad del presidente ha caído hasta el 36 por ciento de aprobación, con el descontento aglutinado sobre el desempleo y el alza de los impuestos, según un sondeo publicado el pasado viernes por el diario conservador "Le Figaro".

Y los presidentes de las 98 empresas más importantes de Francia pidieron este fin de semana que el Ejecutivo reduzca el gasto público en 60.000 millones de euros en cinco años, lo que equivaldría a tres puntos de producto interior bruto (PIB), porque se ha llegado "al máximo de lo que es soportable".

La reunión en París coincidirá con la cumbre hispano-italiana para repasar las decisiones tomadas la semana pasada en el Consejo Europeo que celebrarán en Madrid el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el primer ministro italiano, Mario Monti.

Hollande reúne en París a los líderes de las organizaciones económicas mundiales