La nueva normalidad por ahora solo trae un avión a la semana a Alvedro

El aeropuerto de A Coruña, vacío | patricia g. fraga
|

La denominada “nueva normalidad” es la realidad más ansiada en todos los sectores económicos de la ciudad. En el caso de Alvedro, esta situación viene acompañada, de momento, de un vuelo semanal. O al menos esta es la perspectiva que se ha encontrado el aeródromo coruñés durante esta semana.

Con la terminal cerrada al público, el único vuelo comercial de pasajeros que ha pisado la pista de aterrizaje del aeropuerto fue uno de Iberia que hizo la ruta con Madrid este lunes, concentrando también pasajeros de Lavacolla. El próximo, según las previsiones que manejan desde Alvedro, no se dará hasta el próximo lunes, que repetirá el mismo trayecto. Una situación extraordinaria provocada por el estallido de la crisis sanitaria del coronavirus.

La base aérea coruñesa opera a demanda dentro de su horario habitual desde el pasado 7 de abril. Esto quiere decir que las compañías tienen que solicitar un permiso previo con tres horas mínimas de antelación para poder operar. Sin embargo, la actividad de los vuelos de carga destinados al abastecimiento de la población y a las actividades esenciales; los cargueros que transportan la mercancía sanitaria; y otros vuelos de emergencias, de la Organización Nacional de Trasplantes, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad u otros comerciales que se ajusten a lo establecido por los diversos reales decretos, no tienen que solicitar permiso con antelación, tal y como hacen los comerciales.

Tres fases de recuperación

De cara al futuro más próximo, los aeropuertos de la red de Aena, dentro de la que se encuentra Alvedro, apuntan a tres fases de recuperación del tráfico aéreo: una primera de reanudación de vuelos domésticos; una segunda, para las rutas con la Unión Europea; y una tercera, para las conexiones fuera de la UE.

Aena creó un Grupo de Recuperación Operativa, que trata de definir procesos aeroportuarios seguros (limpieza, seguridad, controles….) para que, en el momento en que la crisis se empiece a superar, se pueda trasladar confianza a los pasajeros, tanto desde el punto de vista nacional como desde la perspectiva europea, en coordinación con los gestores aeroportuarios integrados en ACI-Europa (Consejo Internacional de Aeropuertos-Europa). Respecto al plan de recuperación del tráfico, se crearán grupos interdisciplinares para conseguir recuperar los niveles de tráfico de meses anteriores a la crisis, generando confianza en el sector y estimulando la demanda, todo ello con medidas y acciones concretas. Como consecuencia de la muy reducida actividad, Aena anunció en un comunicado recientemente el ajuste de la capacidad de sus aeropuertos, cerrando temporalmente algunos de sus espacios y terminales, e incorporando la apertura a demanda en otros, como es el caso del aeródromo de A Coruña. l

La nueva normalidad por ahora solo trae un avión a la semana a Alvedro