El presidente del Consejo Europeo advierte de que Trump es “una amenaza” para la UE

Una mujer se hace un selfi con las figuras de cera de Donald Trump y Enrique Peña Nieto, en México reuters
|

El presidente del Consejo europeo, el polaco Donald Tusk, considera que el presidente de EEUU, Donald Trump, es una “amenaza” para la UE, y lamentó que la política del nuevo mandatario pone “en una situación difícil” al bloque comunitario, por lo que reclamó unidad a los Veintiocho para evitar que su “desintegración” les hiciera dependientes de EEUU, China o Rusia.
“El cambio en Washington pone a la Unión Europea en una situación difícil, con una nueva Administración que parece poner en duda los últimos 70 años de política exterior americana”, resumió Tusk, en su carta de invitación a la cumbre de este viernes en Malta.
En la misiva a los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, Tusk señala tres “amenazas” a su juicio claves para el bloque comunitario y que exigen una mayor unidad.
Así, se refiere primero a la “nueva situación geopolítica” en el plano internacional, en el que Rusia pone en práctica una “política agresiva” con sus vecinos, la “guerra, el terror y la anarquía” se imponen en Oriente Próximo y África y avanza el radicalismo islámico.
En ese contexto incluyó las declaraciones “preocupantes” de la nueva Administración estadounidense y avisó de las consecuencias “impredecibles” que todo ello puede tener para la Unión Europea.
“Por primera vez en nuestra historia, un mundo cada vez más multipolar, muchos se están volviendo antieuropeos o euroescépticos”, lamentó Tusk, para quien los mejores momentos de Europa han sido cuando se ha mantenido unida, y pidió no olvidar las “trágicas lecciones” aprendidas de una Europa dividida. “Mostremos nuestro orgullo europeo. Si hacemos ver que no oímos las declaraciones y no nos damos cuenta de las decisiones tomadas contra la UE y nuestro futuro, la gente dejará de ver Europa como su gran patria. E igualmente peligroso, los socios mundiales dejarán de respetarnos”, aseguró Tusk.
El exprimer ministro polaco subrayó que no existen razones “objetivas” para que los países de la Unión Europea se muestren complacientes con los líderes de potencias extranjeras, por lo que reclamó una UE unida y “digna”.
“Sé que en la política, no se debe abusar del argumento de la dignidad, porque puede llevar a conflictos y emociones negativas, pero hoy en día hay que levantarse con firmeza por la dignidad de una Europa unida”, insistió.
“Tengamos el coraje de oponernos a la retórica de los demagogos, que afirman que la integración europea solo ha sido beneficiosa para las elites y que la gente corriente solo ha sufrido sus consecuencias”, continuó, para alertar del peligro del avance de los nacionalismos y de movimientos euroescépticos y xenófobos en Europa.
Así, pidió a los líderes poner la vista en la conmemoración de los 60 años del Tratado de Roma, que se celebrarán en otra cumbre el 25 de marzo en la capital italiana, y dejar claro que el futuro pasa por una Europa unida a 27.
La desintegración de la UE, añadió, no llevará a “restaurar el mito de una soberanía plena” de sus estados miembros, sino a su “dependencia real y de facto” de grandes superpotencias como Estados Unidos, Rusia y China. “Solo juntos seremos plenamente independientes”, zanjó.
El pleno del Parlamento Europeo debatirá hoy en sesión plenaria las consecuencias del veto que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha impuesto a los nacionales de siete países de mayoría musulmana.
El cambio de última hora para incluir en la agenda la preocupación por las restricciones de viaje dictadas por Donald Trump fue secundado de manera “unánime” por los grupos en la Eurocámara, según indicaron fuentes parlamentarias.

El presidente del Consejo Europeo advierte de que Trump es “una amenaza” para la UE